El puente



Hay un puente que lleva a un camino que no va a ningún lado, sobre un río que cae en una cascada infinita.
Y yo lo amo. Amo el puente sin sentido que es sólo por ser, sin metas, sin intenciones, sin objetivos.
Se lo recorre sabiendo que no tiene un fin glorioso. Se lo recorre por amor a su belleza, porque es hermoso y cruza un río hermoso, e inclusive la cascada infinita es hermosa.
Hay quienes dijeron que el puente sí tenía un destino y hablaron de una estrella, de una nube. El puente es indiferente a esos mitos. Pero quienes lo recorren pueden inventar historias sobre él. Y quizá ese es el horizonte del puente.

3 comentarios:

  1. que bello puente, lo dejas ver a través de tus palabras que van más allá de la imagen!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas palabras, sin duda llenan de sentimiento la pintura congelada! Por cierto, soy nueva por aquí, me llaman aprendiz de holmes y soy escritora del rincón del crimen http://rincondelcrimen.blogspot.com.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las cosas que generan esa suerte de mitos urbanos, esa mezcla de suposiciones y certezas. Hermoso.
    Besos

    ResponderEliminar