Jaulas


Hay una jaula en mis manos.
Ábrela. Ábreme.
Hay arena en mis brazos.
Se han transformado en desiertos.
Y ahora mi voz solo habla de cascadas,
de ríos que se van y se quedan.
¿Por qué de repente veo jaulas,
y veo aves luchando entre barrotes?
No se si abrirme, o cerrarme del todo.
No se si apagar las voces,
o por primera vez escucharlas.
Este desierto gigante
es una jaula pequeña.
El paraíso pálido y perfecto,
es una jaula pequeña.


foto 

6 comentarios:

  1. Profundo, con versos que chocan, golpean, despiertan. Me gustó muchísimo muchísimo.

    J&R

    ResponderEliminar
  2. Mientras mantengamos la mente libre nuestro cuerpo jamás podrá ser enjaulado.

    No hay peores encierros que los que nos ponemos a nosotros mismos.

    un saludo, Marcela. Me gustó mucho:)

    ResponderEliminar
  3. De pronto así nos sentimos, como presas dentro de una jaula y sin saber siquiera, si queremos la libertad...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  4. Me encantó.
    Te cuento que estoy llena de pájaros en el lugar que habito. Libres ellos.
    Besos.

    ResponderEliminar