Otoño


Se encienden una a una,
las hojas doradas del otoño.
El oro se gasta en las veredas
en lánguidas carreras con el viento.

Habíamos perdido la belleza
de este encender y apagar colores.

Lugares que antes no mirábamos
de repente brillan.
Como todo lo olvidado,
al resurgir renace y es nuevo
y olvidó su olvido.

Apagamos ahora el verde,
sin falsas melancolías.



6 comentarios:

  1. El otoño tiene esa belleza melancólica, pero no por eso menos bello.
    Me encanto conocerte. Me quedo.
    Un beso……

    ResponderEliminar
  2. El otoño es precioso.
    Tiene un noséqué de tristeza hermosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito!
    Me gustó ese punto de vista, el encender y apagar colores. Es verdad, el otoño tiene eso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo.
    Acá nosotros estamos en una primavera loquísima.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Y bien que sin falsas melancolías, más bien con las esperanzas renovadas, con el sonido y el color de hojas secas que suenan a tostadas en el desayuno… el otoño es también un recomenzar.
    D.

    ResponderEliminar