Memoria en sepia

El misterio de eso que no olvidamos, pero que la memoria decora con nostalgia. Uno recuerda la belleza de la casa, más grande, más bella de lo que era. Y los pobres ladrillos toscos se pintan con un elegante sinónimo de calidez y la vieja puerta deja de rechinar para nunca cerrarse ante un amigo, esas enredaderas que tanto costaba podar se ven siempre verdes...

Dos bellezas luchando entre sí: la de lo lejano, irrecuperable o simplemente intocable, o la realidad aún más bella pero coloreada en sepia.

7 comentarios:

  1. Y lo bello que tienen esas dos bellezas es que en su lucha, pierda quien pierda, el ganador es uno.

    Un beso a todo color, otro sepia.
    D.

    ResponderEliminar
  2. Prefiero la belleza irrecuperable.
    Aunque lejana me resulta más hermosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bien lo dijiste: dos bellezas, tan distintas como permitamos que sean, a veces la belleza irrecuperable sólo es parte de un sueño...

    Entrada y foto, geniales, "dos bellezas" :)

    Abrazo
    J&R

    ResponderEliminar
  4. Sí, dos dos bellezas distintas. Lo importante no es cuál es más verdadera, sino cuál es más bella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. HOLA!!!!
    PRIMERA VEZ QUE PASO POR AQUÍ Y DE VERDAD QUE ME LLEVO UNA MARAVILLOSA IMPRESIÓN. TUS LETRAS SON BELLÍSIMAS.
    TE FELICITO!! SALUDOS

    PATRY

    ResponderEliminar
  6. Está en nuestros ojos la posibilidad de ver lo bello, en el pasado y en el presente.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Es lo maravilloso que podemos hacer, cambiar el color o dejarlo igual. Dependiendo de lo que vivimos o sufrimos o simplemente imaginamos.
    Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar