Torres y viento



Me gustan los mundos de torres añejas,
y de ladrillos gastados seducidos por el viento.

El mundo no debería tener puertas,
tan inseguras al estar cerradas.

Ni ventanas mirando a los ojos ausentes.

10 comentarios:

  1. Las puertas son fronteras.
    Fronteras por todas partes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. estoy en sintonía con usted... o el poema!

    BESO

    ResponderEliminar
  3. Si no podemos derribarlas, caminemos abriéndolas.
    Se puede decir mucho con pocas palabras.
    Un placer leer por aquí.

    ResponderEliminar
  4. al menos que sean trasparentes para que se puedan mirar

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gustan esos muros que hablan de historias vividas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Precioso, bravo, magnífico, muy poético y bonito.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Tienen mucha historia esas torres.
    un placer pasar a leerte.
    feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Esa fotografía refleja muchas torres de olvidados castillos que aún se mantienen, a duras penas, en pie en mi tierra.
    El viento bate sus piedras y se cuela por muchos ojos, quizá demasiados...
    Tu poema me hace evocarlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la imagen de 'ladrillos gastados seducidos por el viento' Marcela, mucho...
    Qué bueno leerte, me gustó todo el post pero me REgustó lo que te cité.
    Salutes!

    ResponderEliminar