Miradas




En algunas noches de sueños intactos,
la oscuridad tiembla y sangra.

Y mis manos dibujan palabras
que nadie lee en la niebla.

Dejé mi alma junto al libro abierto,
en una página ajada de flores secas.

Y aún no encuentro las palabras justas,
para expresar lo no dicho.

Debería hablar de miradas, de esperas,
de noches y de flores secas.

De bosques no vistos, de pájaros azules,
de lluvias demasiado tenues.

Y no dije nada, y lo dije todo,
y ahora falta que veas mi mirada.

11 comentarios:

  1. Es un poema bellamente triste.

    que bonito.

    Bien escrito.

    te dijo un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. wow! Interesante mezcla de estilos.
    Muy bueno

    ResponderEliminar
  3. Que tristeza tan deliciosa.
    Un poema precioso Marcela.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá que sí, que él vea tu mirada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Bellísimo, Marcela. Ya casi no se hallan flores secas en los libros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. el silencio
    el silencio que
    si uno está atento
    puede contarnos lo que
    a veces olvidamos


    un beso

    ResponderEliminar
  7. Escribes fenomenal, quedo embelesado con tus escritos.
    El amor anhelado, hecho poema, me ha gustado.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy buen poema, con un final a toda orquesta.

    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  9. Para mi las miradas son mágicas, me acuerdo de muchas miradas y palabras enmudecidas, besitos.

    ResponderEliminar