La multitud y la lluvia



Ayer había sol y pensé: mañana va a llover. La lluvia era inevitable.

En la primaria aprendimos que el 25 de Mayo de 1810 llovía. Después, ya más grande, leí que no era verdad, que solo estaba nublado. Yo sigo prefiriendo la imagen de la lluvia sobre las personas reunidas frente al Cabildo. Gente que en vez de quedarse en sus casas tomando chocolate caliente, salió a la calle a hacerse oír.

El tiempo actuando sobre la historia es muy extraño. Crea lluvias y después las borra. Lo más probable es que algún día un nuevo historiador diga que realmente llovió el 25 de Mayo.

Más adelante se van a escribir libros de historia sobre todas las lluvias que cayeron sobre gente en la calle. Más adelante intentarán explicar por que las personas se quedan bajo la lluvia gritando, llorando, rezando, cantando.

Más adelante, no importa lo que se diga. Hoy la lluvia y la multitud en la calle fueron verdad.

(foto tomada de acá)

5 comentarios:

  1. Es muy triste para mí, yo estoy muy agradecida a Kirchner y su política por mi vida actual. Sin él yo no estaría aquí, en Rosario, en mi propia casa, con mi computadora, comentando este blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Días sumamente tristes.

    Que la lluvia enmarque su partida y prepare la llegada de mejores días.

    Amén.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto salir a la calle cuando se puede estar en casa sin hacer nada por las libertades, o la protesta que sea, es digno de hacerse recordar.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. El jueves despues de 12 horas de cola pude darle el adios, fue exactamente a las 0.05 me emocionó la cantidad de pibes que había en la larga cola, el tratarnos de "compañero", el compartir entre todos las botellas de dos litros de agua, la catarsis de putear y cantar a coro las consignas, creo que si me hubiera quedado en casa no lo habría soportado, fue emocionante. Ayer los despedí cuando pasaron por la 9 de julio y Córdoba, ahora tengo la sensación de haber cumplido con la liturgia de mi partido.
    Ayer recodaba a Blade Runner y eso de "se perderán como lágrimas en la lluvia", a partir de hoy no hay que llorar mas, tenemos que cerrar filas en defensa del proyecto nacional y popular.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. La escenografía como protagonista de la obra. Si no hubiera llovido, habría llovido igual.
    Es que alrededor de tanto dolor no corresponde un solcito primaveral.
    Pero, así como nos cantan que el sol del veiticinco viene asomando, alberguemos la esperanza de ver nuevos amaneceres sobre nuestra hermosa e irreemplazable patria.
    D.

    ResponderEliminar