Estatua de sal



Me acurrucaré en mi nuevo
cuerpo de sal.

Orgullosa de haber mirado,
la ciudad juzgada y
castigada por ser libre.

Orgullosa
de mi nueva piel.

Todos huyen de Sodoma.

Con ojos atentos
yo me quedo,
sin desviar la mirada.

11 comentarios:

  1. Particular versión, y muy buena, además. Si está orgullosa, mucho mejor :)

    Jeve.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa la visión, ¿por qué está mal mirar para atrás? ¿Y si se es feliz así?

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Buena elección.
    Total para lo que hay fuera de Sodoma...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aguantar la decadencia de una ciudad como Sodoma en unos ojos quietos. Bonito poema.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bien escrito.

    De todas maneras, mirar atràs, no te vuelve estatua de sal.

    Es tu propia curiosidad, lo que te mata.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. MARAVILLOSO!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    TODOS HUYEN DE SODOMA!!!

    un gran beso

    ResponderEliminar
  7. Unos versos finales sorprendente. Muy buenos.
    Me encanta.


    Saludos

    ResponderEliminar
  8. El único testigo no fue castigado convirtiéndose en estatua de sal, sino en no tener a quién contarle lo que continuó eternamente atestiguando.
    Qué gran enfoque para una pequeña parábola sobre el pasado.
    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  9. Uf. Fuerte lo escribiste.
    Fijate que es una de las historias bíblicas que me impactaron. Cuando me está doliendo mucho algo del pasado por ejemplo, o que me estoy aferrando a algo, a veces digo que no miraré atrás para no convertirme en estatua de sal.

    Abrazos.

    ResponderEliminar