Leones


En el sendero de piedra había leones esperando.
Y estabas allí, y eras la presa.

¿Por qué Dios no te da alas en este sueño?

¿Entregarás tu corazón a los leones sin un grito?

Y hasta el final, besando las garras y las heridas,
mantendrás en pie la mentira de la calma.

16 comentarios:

  1. No.
    No es justo.
    Si ha de morir que sea luchando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez ya entregó el alma...
    Poco es entonces el corazón. Y no es calma mentirosa, es abandono.

    ResponderEliminar
  3. Quizàs, sabes que es un sueño.

    a mì, me pasa. Y entonces, no temo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. la sensación que tengo es haber leído un haiku
    y desesperación
    y amor


    beso sra

    ResponderEliminar
  5. muerte dulce ante unos reyes tan hermosos

    ResponderEliminar
  6. ¿y si no es mentira? ¿y si se trata tan sólo de entrega?
    cariños

    ResponderEliminar
  7. Deber ser porque como es un sueño, tiene tranquilidad. Yo la tendría porque en mis sueños una voz me dice: "estás soñando".

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. "Mantendrás en pie la mentira de la calma". Esa frase mata más que los leones. Original poema, me gustó mucho.

    Abrazo
    Jeve.

    ResponderEliminar
  9. Si se lo sueña no va a morir.
    Y si se lo sueña sin alas… ingenuos los leones que pretendan herirlo.

    Cómo perturba no decidir cómo continúan las irrealidades.

    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso.

    Entre la realidad y el deseo.

    besos

    ResponderEliminar
  11. Coincido con Jeve, la última frase estupenda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Así es como se siente a veces mi corazón,y pienso, será parte de la naturaleza humana, lo que se dice normal.

    Bso

    ResponderEliminar
  13. Vibrante.Un grito libertario.Abre la croqueta.

    ResponderEliminar
  14. Atrapas con estas bellas e inquietantes letras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. el titulo de tu blog es el titulo de un libro de poesia saint perse, que es magnífico.
    me gusta tu poesía, saludos

    ResponderEliminar
  16. No mantendré en pie una mentira.

    Quizás no me dé alas porque me sepa muertos en vida. Y la sangre atrapada, al ser libre, sonría.

    ResponderEliminar