Nombre escrito


Escribió su nombre en la arena,
en un cuaderno,
en la pared, escondido en un rincón,
en su piel y en su lengua.

En un espejo empañado,
en la nieve.

En la madera de un banco de una plaza,
arrancando astillas
que se clavaron en sus uñas.

En el viento, con palabras.

En las palabras arrojadas al viento.

En una estrella vista una noche,
y no encontrada la noche siguiente.

Lo escribió en el nombre amado, entrelazándolo,
para que fueran uno.

Porque escribiendo su nombre
sentía que besaba el infinito.

11 comentarios:

  1. vaya, vaya, versos con que finalizas el poema.


    Un final de alta poesía.

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente.

    Escribir, nos acerca a la inmortalidad, creo.

    Buen poema, etèreo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. un precioso poema...te dejo un beso grande

    ResponderEliminar
  4. escribiendo nos escucha el infinito... muy bueno...

    ResponderEliminar
  5. Una gran manera de eternizar el amor es documentar sobre cada rincón del universo cuánto se ama. Reviéndolo nos aseguramos de que puede haber quedado en el pasado, pero jamás muerto. Lo que vemos, existe.

    Hermoso poema,
    D.

    ResponderEliminar
  6. Bien! Con un final que brilla. Me gustó mucho.

    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  7. Robale un verso a tu corazón para dárselo a él. Que mejor regalo.

    Un poema muy delicado.
    Bso Marcela

    ResponderEliminar