Cuentos antes de dormir.


De todas las leyendas de su gente, los niños preferían la de Atata Tiya una mujer caníbal que atrajo hasta su casa a un niño y a una niña con el deseo de comerlos, deseo que fue frustrado al ser engañada por ellos. Todas las noches, iluminados por la luz de las fogatas, los pequeños reclamaban la historia a los mayores y luego jugaban a que eran los valientes protagonistas y a recrear las aventuras por las que pasaron sus héroes, escapando de la caníbal.

Del otro lado del mar, otros niños, antes de ir a dormir, pedían que les contaran sobre los astutos Hansel y Gretel.

(Cuando escogemos a un enemigo, cuando vestimos al otro de enemigo, ¿no nos estamos transformando solo nosotros en enemigos? ¿Da miedo vernos reflejados en el otro?)

Cómo se hubieran divertido los chicos de ambos lados del mar, escuchando las diferentes versiones del cuento y jugando después todos juntos...




(La leyenda de Atata Tiya pertenece a la cultura de la tribu Wisrhain, de la que no encontré mucha información más que el tema de esa leyenda y que habitaban norteamérica. La foto es de unas niñas Cheyennes.)

(Esto fue publicado en el blog Historias susurradas por imágenes, y algunos lectores ya pueden haberlo leído. Voy a traer a este blog las pocas publicaciones que me gustaron de aquel, así que, paciencia a quienes ya lo leyeron )

(¡Cuántos paréntesis!)

9 comentarios:

  1. Me encantan las leyendas!!! Espero mas..
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Siguelas trayendo, Marcela... así conoceremos un poco más a los otros que habitan nuestro mundo, sobre todo a aquellos cuyas culturas han desaparecido por la misma necedad de los culturizadores...

    ResponderEliminar
  3. Es obvio que cuando etiquetamos a alguien de enemigos nos etiquetamos también como enemigos de él.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. las leyendas y cuentos son géneros de muy alto interés...salen nuestras fobias, males y virtudes

    ResponderEliminar
  5. los paréntesis te quedan muy bien jejeje

    a estas similutedes entre leyendas las llamé cámara de eco
    en realidad en principio estaba mi supuesta teoría referida al ámbito del arte
    luego se amplió

    me quedé colgado en elas imágenes de niños y mayores alredor de la fogata

    gracias

    un beso

    ResponderEliminar
  6. Me fascinan las leyendas, me trasladan a tiempos remotos, a escenarios imaginarios a los que le ponemos imagen, son extraordinarias. Seguí alegrandonos la imaginacion con tus leyendas.
    Un beso y buena semana para vos MArcela.;-)

    ResponderEliminar
  7. A mí también me llaman la atención las mismas leyendas en lugares distantes.
    Curiosa la forma de pensar de los niños. Yo no quiero tener nada que ver con brujas caníbales.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Querida Marcela, con vos me pasa como con los autores preferidos, uno no se puede cansar de releerlos, ya no es por la sopresa o la curiosidad sino por el hecho de disfrutarlos, son caricias para la mente y los ojos.
    De vos no me voy a cansar nunca

    Beso

    ResponderEliminar
  9. Existen similitudes entre los imaginarios de distintas latitudes que me maravillan por cuán igual es la humanidad y con qué sencillez se revelan cuando nos atrevemos a admitirnos primitivos.

    Interesante curiosidad el Hansel y Gretel americano. Gracias por compartirlo.
    D.

    ResponderEliminar