Génesis


En las primeras frases de la Biblia, Dios, es bastante agradable.
Me gusta, por ejemplo, imaginarlo, con las manos y las rodillas manchadas con tierra, modelando al primer hombre. Podría creer ciegamente en un Dios con las manos manchadas de tierra. Me pregunto por qué no desarrollaron más esa gran imagen, reducida a una frase tan corta ("Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente") . Había una gran historia ahí, para convencernos de creer en ese Dios, que imagino inclinado, delineando detalles en esa obra de arte que sería su hijo, y lo veo concentrado en su tarea, ansioso de ver sonreír al ser inanimado, que aún forma parte de la tierra y que por la gracia de su omnipotencia se pondría de pie, respiraría, amaría y agradecería el afecto con que fue creado. Imagino los momentos previos al insuflar la vida, lo imagino limpiándose las manos en la túnica blanca, que dejaría de ser inmaculada y a ese Dios amable, no le importaría. Me gusta imaginarlo soplando en la nariz del hombre la vida, como un beso sagrado. Me gusta que no eligiera piedras preciosas para crear a sus hijos, ni oro, ni nada frío: eligió barro, tierra, lo más común, lo más valioso.
Pero, ese Dios que se leía tan sabio, se vuelve bastante intratable con el correr de las páginas. Prohíbe frutos, castiga a sus hijos, pide sacrificios, elige pueblos, condena a otros... Y esas historias crueles sí están desarrolladas, y llenas de sangre y muerte e injusticias.
Me gusta ese primer Dios, que modela el barro.

11 comentarios:

  1. Muy buen ensayo, completito completito, coincido plenamente y comparto el gusto por el dios artesano. Me gustó la imagen del dios de rodillas y manos manchadas con tierra y la túnica que deja de ser inmacualada.
    Un gusto haber pasado por aquí.

    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  2. Francamente nunca leí la biblia, aunuqe me he dicho miles de veces que quiero leerla, aunque más no sea como una fábula. Tu reflexión es muy buena, Dios pasó de ser un laburante a ser un facho, jaja. Tremendo. POr eso no creo en ninguno, ja.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  3. ese primer dios fué suplantado
    jejeje

    me gustó mucho este texto
    como todo
    lo que escribís


    un beso

    ResponderEliminar
  4. Tan sólo es el Dios que La Iglesia, como institución de poder,necesitó y necesita para que ella sea de algún modo necesaria.
    Y es tan contradictoria esa imagen de Dios,que no podría entender cómo quien crea en él,como sea:como inteligencia o conciencia o espirítu creador o todo junto, pueda quedarse con ese Dios que es amor, pero te condena, es amor, pero te castiga, es amor y nos creo para transitar "un valle de lágrimas".

    ResponderEliminar
  5. Sí, mejor el creador que el destructor en el diluvio. Coincido, gustaba más el dios del principio que el segundo que se hacía el dios, ja. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ¿Será que la Creación es dinámica y aún no se terminó de edificar ni de contar? De ser así acabás de crear al Creador de las manos embarradas... Creación dentro de la Creación, creer para crear.

    D.

    ResponderEliminar
  7. Yo también podría creer y amar a ese creador, pero no al intratable de las siguientes páginas, que incluso mata a su hijo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es lo que tiene la soberbia.
    Poco a poco va desterrando a la bondad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Magnífico texto, que suscribo -como creyente- plenamente. Y qué gran imagen haces reverdecer en nuestras mentes lectoras y esperanzadas... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, había un propósito escrito, nunca he creído que Dios se haya vuelto malo. Pero aquí sería largo de charlar.
    Tu reflexión es profunda.
    Yo sigo tratando que Dios me moldée, pero a veces no me dejo por ser insensata.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Bonita reflexión. Quizás no eligió bien el barro o la proporción de agua no era la adecuada, o no fue suficiente el tiempo de cocción... pero algo debió de fallar.
    Ni siquiera Dios es perfecto...
    Besos

    ResponderEliminar