Detalles

El mundo está lleno de detalles que no vemos.

Porque no tenemos ni tiempo, ni interés, ni atención suficiente para observar a un universo demasiado infinito.

Además, honestamente, sería ridículo andar mirando los detalles mínimos del mundo. Sería terrible ir tropezándonos por la calle más de lo que hacemos, por mirar una esquina chiquitita y oscura que de repente notamos escondida en un rincón.

Pero, cada tanto, podríamos descubrir el óxido que forma dibujos interesantes en una vieja puerta.

O la línea quebrada del asfalto, como una escritura misteriosa.

O una chimenea, que siempre estuvo ahí, pero en un momento surge, y realmente está ahí, y es austeramente bonita.

10 comentarios:

  1. Menos mal que soy de esas personas que va por la calle mirándo todos esos detalles, e incluso dentro de la casa, el día que no sea capaz de ver, porque no es lo mismo que mirar, se me habrá acabado la creatividad, besitos paty

    ResponderEliminar
  2. muy linda esta fotografia y muy cierto la reflexion!

    Gracias por tu comentario en deluganoalaluna
    te invitamos a visitar nuestro blog
    www.vientoenprosa.blogspot.com

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aconsejo a todo el mundo que mire la parte alta de los edificios.
    No se acostumbra a hacer y allí hay hermosuras que pasan desapercibidas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Borges te contestaría que la tarea del escritor es convertirse en protagonista y relator de su propia vida, y Lennon le diría que la vida es lo que nos sucede mientras estamos ocupados haciendo otras cosas.

    ¿Un término medio? La niñez… ir viviendo, encontrando formas en las nubes, sufriendo aritmética, amando más fuerte que lo que el cuerpo pide y contando todo con palabras sencillas o dibujos de pocos trazos.

    Siga descubriendo y contándonos cada detalle, niña.
    D.

    ResponderEliminar
  5. hoy acabo de ver un sol blanquísimo y luminoso, un sol maravilloso detrás de la niebla que en un momento me emocionó hasta las lágrimas

    un beso anábasis

    ResponderEliminar
  6. No puedo decir exactamente qué parte, o qué palabra o de qué forma, pero esta entrada me trajo mucha paz, casi como si estuviera caminando y perdiéndome en detalles tan hermosos como simples...
    Cariños!

    ResponderEliminar
  7. Si imaginásemos más, nos desprenderíamos de muchos temores.
    ¿Acaso esa no es la meta de los que habitamos esta tierra?.

    Es muy cierto lo que decís, es algo que aprendí con la fotografía.

    Beso Marcela.;-)

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, nomalmente pasamos por la
    vida ( muy a menudo) mirando sin ver.
    Buena reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Como cuando se camina por una ciudad atestada de vehículos y ruidos y hablas sobre poesía con alguien que te encuentra mirando la acera del frente... eso es lo que yo llamo vivir la poesía... el momento poético...

    ResponderEliminar
  10. Tienes toda la razón, andamos tan apurados que no detallamos. Yo trato de observar y quiero seguir asombrándome.

    Me encanta como escribes.


    Besos.

    ResponderEliminar