Futuro


El quería conocer su futuro. Lo torturaba esa ignorancia sobre el mañana. Las cartas, la borra del café, y extrañas runas se contradecían en sus visiones, preocupándolo aún más. Hasta que una adivina dijo que veía para él un claro futuro: una línea recta hacia lo desconocido. Al fin podía seguir andando, sabiendo que se escondía en la niebla.

10 comentarios:

  1. Nos hacemos niebla entre tanta vibra desconocida, y lo que nos ampara. Es lo ambiguo que tratamos de relatar.

    Me gustó mucho el blog :)

    Te dejo la invitación para que te pases por el mío.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  2. una lectura por demás acertada!

    un beso anábasis

    ResponderEliminar
  3. Saber que no hay nada definido, sumergirse en la libertad de saber lo que no se sabe.

    La imagen inspira a lo infinito.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá nos conformáramos todos con tal explicación que es la única verdad, pero también es divertido leer los horóscopos d las revistitas jejeje buen minicuento!! me recuerda a Borges, ahh lee (si no lo has leido) a Salvador Elizondo el de crónica de un instante te va a gustar!! abrazoss

    ResponderEliminar
  5. La adivina le timó.
    Todos vamos hacia lo desconocido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Algo de lo que nos depara a todos, salvo que sintamos lo suficientemente profunda la vida y percibamos como necesitamos al mundo, ahí recién podremos torcer esa aburrida línea recta.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  7. Ay tan difícil se la puso, pero quizá sea mejor no preocuparnos por el mañana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Si fuera desconocido a donde vamos... Pero, no, ustedes lo saben muy bien.

    Aunque miren a otro lado.

    ResponderEliminar
  9. Vaticinios azarosos.

    Amiga, cuan abandonada te tengo, estoy intentando salir a flote.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Yo quiero conocer mi futuro… seguramente viviendo me lo iré enterando.
    D.

    ResponderEliminar