Amarillo



"Es una hermosa camisa color maíz".
O "mirá esa remera color limón".
En todo el diálogo que tuve con una fabricante de ropa, ella ni una sola vez nombró al amarillo. Encontraba otras alternativas que consideraba más ¿elegantes? más... ¿descriptivas?, dando innecesarias vueltas.
No adivino aún cuál es el problema con el amarillo. No me parece mal encontrar una palabra para describir los matices de un color, pero que por esos matices se descarte el color es ridículo. No entiendo por qué alguien debe dar vueltas para no pronunciar una palabra, o no utilizarla cuando es necesario hacerlo, como si hubiera algo malo en ella.




(No puedo parar de escuchar esta canción. Hay altas posibilidades de que todo esto sea una excusa para postearla)

11 comentarios:

  1. Muy buena reflexión. Además, el "limón" no es un color, es una fruta. Que boba que es la gente... ja ja.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Color amarillo, naranja, necesito estos colores para esta tarde :) un abrazo y muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, la gente a veces tiene mucha tontería. Parece que las palabras de siempre no les sirven para expresarse.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. sol: Ahora que lo decís, ella relacionaba los colores con sabores... Si bien habló de marrón, también le decía chocolate. Pero el amarillo ni lo nombró!

    Mónica: Usá muchos colores esta tarde entonces!

    Daniel: Exactamente. Si hay una palabra tan clara como amarillo para designar algo amarillo, ¿por qué no usarla?

    Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, y bueno... son los colores de moda! :)

    Besosss.

    ResponderEliminar
  6. Será tal vez por eso del teatro y el tema que el color amarillo es de mala suerte??

    Pensar que en China era el color que solo podían usar los Emperadores.

    Eso del amarillo en una de esas es como esos nabos que en vez de decir rojo dicen colorado.

    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  7. Es mas "bianudo" decir,remera color limón.Te la cobran más cara. Ja!
    Igual, creo que te referís a otra cosa:a la verguenza, la hipocrecía de no llamar a cada cosa por su nombre (en público, digo)
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Flor: jajaj Exactamente! Yo pienso que ella creía que decir amarillo suena berreta! Me daban ganas de gritar. Pero sí, la idea era hablar de no llamar a las cosas por su nombre.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. No hacemos más que recurrir al lenguaje metafórico cuando no nos atrevemos a poner todas las palabras en su lugar… el no vidente, el rellenito, el hebreo, el hombre de color, la enfermedad terminal, la guadaña y un diccionario completo de eufemismos nos salvan de admitir que un fulano es ciego, gordo, judío y negro, que le dio cáncer y se va a morir.
    Un caso menos extremo es el de la chica que siente tener talentos y cree pasar los días confinada tras un mostrador… sin más opción que renunciar a la intelectualidad o conformarse con encontrarle sinónimos a los colores.
    D.

    ResponderEliminar
  10. Daniel: ¡Genial tu comentario! Es verdad todo lo que dijiste. No sé si quedó claro que a mi los sinónimos no me molestaron ¡si yo los uso todo el tiempo! La evidente negativa a usar la palabra amarillo (al menos en esa charla) fue lo que me molestó. En el caso de las palabras que vos enumeraste, es muchísimo peor, claro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. USSS no sé cómo llegué acá pero qué bueno! Amo a yann y amé tu texto!

    Je, me dio mucha mucha gracia como conectaste el texto con el video: algo así como no decir lo que se siente? no ser honesto, fresco y real? loved it.

    Te seguiré

    ResponderEliminar