Mundo amado


Cuando uno ama, ama el mundo completo del otro.
Ama los dos soles de contradictorios atardeceres, las cuatro lunas, las planicies y las infranqueables montañas. Ama el mágico lago escondido del que no se nos informa el camino, los bosques perfumados y los volcanes que explotan en los momentos menos pensados.
Ama, inclusive, los imponentes monumentos, las estatuas, las inevitables creaciones de quienes habitaron ese mundo en el pasado.
¿Por qué entonces, un tiempo más tarde, deseamos modificar tanto ese mundo? No hablo de pequeños detalles que lo mejoran, un camino, un huerto, un rosal en la entrada... ¿por qué destruir ciudades o talar antiguos árboles que probablemente nunca más crezcan?

12 comentarios:

  1. POR QUE ES POSIBLE
    QUE TAMBIÉN AMEMOS EL CAMBIO
    aunque no sé muy bien
    si sabemos exactamente que tipo de cambio

    un beso anábasis

    ResponderEliminar
  2. Muy poética a interesante su reflexión, Marcela. Somos así de contradictorios.

    Un abrazo fuerte desde España.

    ResponderEliminar
  3. Hola

    bonita reflexión,
    el problema reside en cuando una trata de arreglar el desaguisado, reconstruir lo roto, hay actos inconscientes que luego pasan futuras
    probablemente siempre estemos construyendo cosas, para un futuro, cuando deberíamos construir cosas para vivir el presente

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Por la sencilla razón que a mucha gente le afecta el pasado, la historia de uno, quiene fueron los que habitaron esos valles y esas ciudades, que cultruas existieron antes de uno.
    No es raro que hasta quieran cambiar la historia, y si puedieran borrarian el pasado.
    Para mi es un error pero lo he visto muchas veces.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Es cierto Marcela!!
    El paisaje que nos enamoró, muchas veces es el que después tratamos de cambiar. Creo que nos cansamos de que ya no sea novedad y entonces queremos "mover, tirar y cambiar"...
    Besosss.

    ResponderEliminar
  6. Yo siento que el amor, es ese que ama todo lo que el otro es.
    Tierno, reflexivo y una imagen que invita a contemplar y a soñar

    ResponderEliminar
  7. No sé si a todos les pasa lo mismo. Hay amores sanos, de los incondicionales, de los que aman la imperfección del otro sin tratar de mejorarla ni reprocharle que no cambie.

    Y hay amores intolerantes, de los que aman a cambio de que se le cumplan toda una serie de condiciones. Y de esos egoístas podemos enamorarnos sanamente y que se nos ame si aceptamos condiciones arbitrarias… amamos al amor mientras aman al abuso.
    D.

    ResponderEliminar
  8. Quizá sea lisa y llanamente por la envidia, la rabia del que destruye al no poder construir cosas tan bellas como las que existieron antes.
    Gracias por la recomendación de la anterior entrada.
    Un beso, Marcela.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con Lux, los que quieren destruir el paisaje es porque quieren destruir la historia de la que no fueron parte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, ese vicio tan aborrecido me suena. Creo sólo nos importa hacer al otro mundo a imagen y semejanza del nuestro. Buscamos ver allá lo que no sabemos ver acá y todo tiene su origen, en la no aceptación de la realidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Maitena dijo "una se enamora del Che Guevara y después le pide que se afeite la barba".

    Por otra parte, es verdad eso, yo por lo menos siento que cuando se fue, se llevó un mundo que no había terminado de explorar.

    Saludos, querida amiga

    ResponderEliminar