Rendirse


Cada tanto quería rendirse. Alzar los brazos, gritar, "me rindo" y esperar a que milagrosamente todo volviera a su lugar... Aunque nada nunca hubiera estado en el lugar correcto. Pero ella había notado que, después de chocarnos varias veces con la punta de la mesita ratona, cuando pasamos sin tiempo como para acomodarla, terminamos pateándola unos cm más allá, que tampoco es el lugar correcto como para que quede definitivamente ubicada, pero al menos, no molesta. Eso era lo que quería que sucediera, cuando alzara los brazos y le gritara al universo "me rindo", que las cosas volvieran al caótico lugar en el que se habían acomodado un tiempo antes, sin que ella hubiera decidido nada, y dejaran de interponerse en su camino, como reclamando ese imposible, que era que justo ella les encontrara un lugar correcto y definitivo.

12 comentarios:

  1. sabés?
    hace un par de minutos reflexionaba sobre mi rebelión, me meto en internet y leo tú relato...

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Es que lo molesto no es el caos, es el caos que una no controla.

    ResponderEliminar
  3. El problema de rendirse es que, cuando uno se le pasa el cansancio, quiere volver a torcer las cosas a su gusto.

    ResponderEliminar
  4. En los momentos donde grito para mí" me rindo" con la potencia interna como para que llegue al infinito,lo que siento son ganas de que se me tome en serio, de ser descalificada del juego por abandono, y no importa que queda entonces porque " me rindo"...me salgo, me corro...Pero finalmente al rato, a las horas, a los dias, veo lo que no veia,me sacudo como puedo los cansancios y las penas y entiendo y quiero, jugar el juego con todos los casilleros...Eso si,pido no caer de nuevo en aquellos que dicen: retroceda dos lugares...porque sino me uno a " ella " y vuelvo a gritar : " me rindo".
    Un enorme gusto llegar hasta aqui y encontar este relato...que encontre tan cercano
    Un calido abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No debe ser tan difícil la tarea de poner cada cosa en su sitio… a menos que el caos, el desorden ajeno y el que no se nos obliga a asumir, sean buenas excusas para no ponerse manos a la obra.
    Un beso y a mover esa mesita,
    D.

    ResponderEliminar
  6. muchas veces tuve ese deseo, esa sensación. Pero no te rindas ehh

    ResponderEliminar
  7. Ese el problema, el mundo es perfecto, pero está desordenado.

    ResponderEliminar
  8. No aguanto más que ella no se decida a patear a la mierda esa puta mesita ratona, que a esta altura es más bien un placard molesto entre mis ganas de abrazarla y su deseo de apostar a algo más que a las ruinas de una relación enferma...

    ...

    ResponderEliminar
  9. Y hoy me desperté con otra duda existencial: ¿tenemos derecho a decidir en donde van las mesitas? ¿No será que el lugar justo es ese en el que las mesitas se acomodan, solas?
    Ariel, Pau, Marcelo, Ale, Daniel, Ginger, Mariela, Silvio, gracias y besotes.

    ResponderEliminar
  10. Recién leo lo que escribí ayer, y lamento haber dejado ese recipiente de veneno, en un blog que me gusta tanto. Fui víctima de la bronca. No puedo decir que ya se me haya pasado, pero al menos que la resignación comenzó a asomar, como un amigo que golpea la puerta en el momento justo.

    ResponderEliminar
  11. Silvio: jaja, es perfecto que hagan catársis acá. Es lo que yo hago, así que me siento acompañada. Y no hace falta que lamentes nada, justo vos, que siempre me dejas comentarios hermosos. Y en realidad, ese comentario enojado, me pareció muy lindo. Esta es tu casa. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Y sí, uno se identifica... pero lo que no mata fortalece, asique esa bendita mesita... seguramente hará fuerte a tus piernas de tanto patearla y patearla... hasta que como dice silvio, le pegues una patada a la m... de una buena vez... jeje
    Me gustó mucho el texto!

    ResponderEliminar