Abismo


Solo la seducían las profundas aguas del caos.
Ella, que huía de los peligros; sentimentalmente, solo disfrutaba sentándose al borde mismo del abismo.
Ella decía que cuando amamos, de decidirlo, podríamos volar, pero nadie quiere hacerlo, porque en realidad, amando, no hay nada mejor que dejarse caer.
¿Cuál es el problema entonces, con caminar al borde del acantilado?
Y ni siquiera los dolorosos moretones que se hacía con cada caída, conseguían convencerla de que no podía volar.

10 comentarios:

  1. Los golpes que nos damos en el amor son los únicos que repetimos sin medir, con total consentimiento y sabiendo lo que puede pasarnos.

    ResponderEliminar
  2. Es que es más fuerte el placer de volar que el dolor del caer.

    Besos,

    ResponderEliminar
  3. Pau, Claudia: Dicen que el amor ciega.Pero yo creo que la mayoría somos conscientes de que vamos a darnos un golpazo y aún así, no lo queremos evitar. Y es más, diría que es lo correcto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor quería parapetarse en las entrañas de la tierra, solo para renacer... un saludooooooooo!!!.

    ResponderEliminar
  5. muy lindo!!!
    además acuerdo con tu comentario y lo extiendo a muchos otros hechos en los que nos estrellamos, aún a sabiendas...hay algo de necedad en esto
    pero
    quién nos quita elo vértigo vivido?

    besos

    ResponderEliminar
  6. Esas son minas que valen la pena.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho, porque creo que en los contrastes sí que somos nosotros mismos, los que hondamente somos en verdad.

    ResponderEliminar
  8. Preferible los moretones a no haber intentado nunca volar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. El caos es superficial, quien se atreva a nadar aguas abajo encontrará las quietudes del amor… se resistirá a entender porqué dejándose llevar por las calmas puede ahogarse y dudará entre nadar aguas arriba sorteando nuevamente el caos para alcanzar la superficie o sumergirse más aún esperando oxígeno en las utopías más profundas.
    Pasión significa padecimiento.
    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por sus comentarios. Disculpen que no respondo de a uno, pero estoy sin tiempo. Ni bien pueda paso de visita por sus blogs y lo antes posible espero volver a la normalidad. Besos a todos.

    ResponderEliminar