Momentos




Un hombre pasa gritando solo. ¿O no? Lleva un teléfono celular en su mano. Esa es su compañía. Grita: "¡Si sabés que es una hija de puta! ¡Lo sabés!".

¿De quién estará hablando? ¿Con quién?

Se percibe el perfume a café que sale del bar, el humo de los caños de escape, una mezcla de aromas confusos, como son confusos los sonidos, como es confuso el reflejo del sol de la tarde en las vidrieras y las frías sombras de los edificios.

Las bocinas me ensordecen.

Dicen que hay un piquete a dos cuadras. Gente quejándose en el piquete, gente quejándose del piquete.

El hombre con el celular, cruza por la mitad de la calle, a pesar de que el semáforo está en verde, dándole el paso a los autos detenidos en una aburrida fila, como riéndose de ellos. El hombre los esquiva, sin alejar el teléfono del oído.

Algunos autos avanzan y un chofer saca la cabeza por la ventanilla e insulta al que cruza frente al suyo, tan imprudentemente, impidiéndole el paso. El se detiene frente al automóvil y golpea el vidrio con la mano invitando al chofer a pelear.

"¡Bajate, si sos macho!", le grita.

Guarda el celular en el bolsillo. La situación es perfecta, el momento, casi dibujado por esos dos que acariciaban a solas su ira.

El chofer desciende, gritando aún más fuerte, porque hay que ser obstinado y tener buenos pulmones para hacerse oír en medio de todo ese caos.

19 comentarios:

  1. Si te cuento que vivo a 15 minutos de un parque nacional, a 20 cuadras de la playa y que todas las noches son cálidas y con luna vas a pensar que estoy en el paraíso. Pero para mi, el paraíso es dejar de añorar mi Buenos Aires que tan tan bien describís.

    ResponderEliminar
  2. Pero qué caos! y es el caos hasta de las ciudades pequeñas. Y por supuesto, nos enerva el humor.
    A pesar de lo que se vive, me gustó la foto.

    Abrazos linda.

    ResponderEliminar
  3. Pinta Marcela unos cuadros cotidianos muy conseguidos. Enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buena descripción, me parece estar ahí, pero prefiero que no, que esté en tu texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué literario resulta lo cotidiano. Tenemos historias a la vuelta de cualquier esquina. Buen ojo, Marcela.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Buenos Aires es así, lo tomas o lo dejás, para mí es caoticamente hermoso. No podría vivir en una ciudad tranquila, me aburriría al segundo día.
    En cuanto a tu texto, una postal...

    Besos Marcela.

    ResponderEliminar
  7. que buena acuarela del la locura de la ciudad. Tus ojos y tus manos trabajan bien en equipo.

    No es tan acuarela, ahora que lo pienso. es mas bien un expresionismo de trazo grueso no?

    besos

    ResponderEliminar
  8. La agresividad nos inunda y, con frecuencia, las situaciones ponen frente a frente a dos agresivos irritados. Me encantó cómo has dibujado esta escena. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Buenos Aires me mata y la abandoné como buen nostálgico, no para negarla sino para añorarla. "Pero el viajero que huye tarde o temprano detiene su andar", me dijo un morocho.

    Si me dejara de matar regresaría, me mata también su ausencia y esta instantánea que publicaste me ayuda a extrañar. Gracias.

    D.

    ResponderEliminar
  10. ¡Como amante que soy de la idea del caos como generador de vida, debería disfrutar más a Buenos Aires de lo que la disfruto!

    Gracias a todos por sus comentarios: los que no conocen Buenos Aires, los que se fueron y extrañan, los que la disfrutan, los que no... Buenos Aires (y todas las ciudades del mundo de todos los tiempos) merece todas esas reacciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. El pan nuestro de cada día.
    Me gusta el blog.
    Saludos de Eusebia desde la buhardilla.

    ResponderEliminar
  12. Ja! perfecto Marce, así somos.
    Leche hervida y pura espuma a la vez.
    Besos,

    ResponderEliminar
  13. Eusebia: Es verdad. Es el pan nuestro de cada día. Gracias.

    Claudia: Por lo que vi, la discusión duró unos segundos y nada más. Fue pura espuma realmente (por suerte)

    letrofílico: No es un lindo lugar para perderse, es verdad.

    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  14. Marce: vivimos en una jungla de gritos. A más de uno el celular lo va a comunicar con el más allá. O mejor dicho, lo va a mandar al más allá por cruzar la calle hablando

    ResponderEliminar
  15. ;-)..... oh, mi Buenos Aires queridooooooooo. Qué postal mujer!

    "el momento, casi dibujado por esos dos que acariciaban a solas su ira"... Multiplicado por...

    Hasta hace un año, no concebía vivir fuera de Buenos Aires. Hace un año atrás, un viaje al sur del Brasil me hizo conocer mi lugar en el mundo. Belleza, silencio, o tan sólo el arrullo eterno del mar, morros, montaña, campo, verde, selva, y una generosidad y una calma...

    Ahhhhhhhhhhhhhh.

    Beso enorme, porteña y tocaya

    ResponderEliminar
  16. Apreciada Marcela. Me gustaría que pasara por mi blog porque tiene una sorpresa.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Buenos Aires que me hiciste mal y sin embargo te quiero!

    ResponderEliminar
  18. Amo Buenos Aires, y creo que la amaría aún más cuando todos veamos al que tenemos al lado, y dejemos de pisotearnos, claro.
    Muy buena postal.

    ResponderEliminar