Onírico


Estoy de pie, en el descanso de la escalera de un edificio, mal iluminada por lámparas viejas y unas pocas ventanas sucias. Tengo que subir o bajar, obedeciendo la voz de alguien que no conozco. Mucha gente sube o baja. En un momento comprendo que yo tengo que bajar, obedeciendo esa voz. Llevo de la mano a una nena. No creo que sea mi hija. La nena carga un montón de osos de peluche. Cuando por fin llegamos a la planta baja, ella se pone a llorar, porque se le cayó uno de sus juguetes. Decido subir a buscarlo, para que no llore más. Pero ya no encuentro las escaleras. Atravieso una puerta y entro a una biblioteca. Un hombre de bigotes antiguos, rodeado de libros, empieza a hablarme de Marcel Proust. Le explico la situación de la escalera perdida y me dice que sabe en donde está. Me guía y cuando la encontramos empiezo a subir, corriendo y él me sigue. Un viento muy fuerte nos empuja de un lado a otro, haciéndonos tropezar con los escalones e impidiéndonos avanzar. Yo escucho aullar al viento y escucho los gritos del hombre de la biblioteca diciéndome que no debo desobedecer al viento.
Y me desperté.

16 comentarios:

  1. Ese juguete no valía el riesgo de volver atrás. A veces hay que dejarse llevar a donde el viento quiere.
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Es mejor no desobedecer al viento, la naturaleza juega en serio.

    Hermoso relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Claudia: Realmente no, no valía la pena. Pero en sueños uno hace ese tipo de cosas. Además, cuando me puse a buscar la escalera, ya no recordaba el juguete.

    Mariela: Es cierto. Y dejarse llevar hubiera sido una metáfora que yo hubiera usado en un cuento de la vida real. ¡Pero en sueños actúo siempre al revés!

    Gracias y besos para ambas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marcela curioso el mundo de los sueños, si supiéramos interpretarlos todos, creo que nos volveríamos locos.

    Si te pasas por Le boudoir, hay un regalito esperándote, gracias por tu compañía y ánimos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, Tashano. Probablemente de poder analizar cada detalle de un sueño, veríamos cosas nuestras que no deseamos ver, o sabríamos que el significado es mucho más simple, quien sabe.
    Gracias por el regalito. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. "Un hombre de bigotes antiguos, rodeado de libros, empieza a hablarme de Marcel Proust…"
    Casi me siento mencionado, de no ser que jamás habría recomendado obedecer al viento. Más bien acostumbro a desalentar la obediencia a algo o alguien más fuerte sólo porque sea más fuerte.

    Lo más probable es que no convenga escuchar mi sugerencia, aunque eleva el respeto por uno mismo.

    D.

    ResponderEliminar
  7. Son es sueños, pero quien sabe diferenciar entre sueño y realidad?

    un saludo

    ResponderEliminar
  8. Daniel: ¡Eras vos! (Desde que subí este post, vengo lamentándome eso de "bigotes antiguos" porque no me gusta como suena y me parecía que no se entendía). Un gusto verte por acá.

    Tony: Yo no sé, te lo juro. Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A veces los sueños son la posibilidad de cambiar las cosas de lugar, de contar la historia de otro modo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Magdalena: ¿Para verla desde otro punto de vista, quizá? Gracias. Beso.

    ResponderEliminar
  11. Oi, sou o Clausewitz e gostaria de lhe convidar para visitar meu blog e conhecer alguma coisa sobre o Brasil. Abração

    ResponderEliminar
  12. - Estas jugadas que nos hace el inconciente. Siempre el mundo Onirico vive en una parte de un mundo real. Besos.Ade

    ResponderEliminar
  13. Qué lindo que escribís Marcela. Me encantaría poder recordar mis sueños, prestarles atención y contarlos como lo hacés vos.

    ResponderEliminar
  14. Buen relato, sin adornos superficiales, con muchas imágenes potentes, buen ejemplo del cuento breve.

    ResponderEliminar
  15. Hola Marcela!, cuantas veces aparecen escaleras en mis sueños. Me encantó leer tu post. Un abrazo y gracias por tus letras en el hada de la luna en Sonoio.

    ResponderEliminar
  16. Marcela! muy bueno tu relato describe muy bien como son los sueños! me sirvio mucho como ejemplo :)

    ResponderEliminar