Inevitable


El hombre dijo:

- Lo esperaba ayer. Perdono su primera falta, pero no la olvidaré. Uno debe ser responsable de las promesas que hace.

El verdugo dijo:

- Le pido disculpas. Tormentas inundaron los caminos. Mi caballo sufrió un accidente. Tuve que sacrificarlo. Caminé el resto del trayecto solo para no faltar a la cita.

- Le agradezco, entonces.

- No hay nada que agradecer. ¿Está todo listo? - preguntó el verdugo.

- ¿Trajo usted su hacha? Yo traje mi cuello.

- Perfecto. ¿Está de acuerdo en que no perdamos más tiempo? Tengo un largo recorrido a pie de regreso a mi casa - explicó el verdugo.

- Es verdad y lamentaría retrasarlo aún más - respondió el hombre. - Mi trayecto, en cambio, llegó a su fin. También sacrifiqué un caballo. También caminé senderos anegados. No puedo quejarme.

- Nadie puede - respondió el verdugo. Y alzó su hacha.

18 comentarios:

  1. Precioso relato......me recuerda el fondo de mi último post.El último dialogo con la dulce muerte....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encantó! muy bueno me trajiste un montón de recuerdos.
    Sabias que era costumbre de la nobleza el darle una moneda de oro al verdugo para que hiciera un buen trabajo con uno???

    Dicen que Carlos I de Inglaterra la mañana de su muerte (fue el único rey decapitado en la historia) le pidió a su lacayo que le pusiera dos camisas, dado que hacía mucho frío y no quería que el público pensara que temblaba de miedo.

    Y como dijo un verdugo "Perdóneme que lo mate, pero de algo tengo que vivir".

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buen texto! Perfecto, la cortesía ante todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ayyy me sorprendiste por lo tajante de la historia. Un relato redondo.
    Bien preciosa.
    Insisto: no dejes de escribir.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Sorprendente y buen relato.

    Un besito y feliz semana

    ResponderEliminar
  6. mbos llegaron, responsables a us cita. Todo porque así estaba escrito. ¿O será que así lo escribieron ellos? El destino es una cosa misteriosa (igual más que el amor).

    ResponderEliminar
  7. Tony: Gracias y un beso.

    Lux: Es que si hay alguien que debemos desear que haga un buen trabajo, es el verdugo. Yo le daría varias monedas.

    Mariela: Cortesía, hasta el último minuto. Es una de mis reglas de vida.

    Graciela: Sos demasiado dulce conmigo. Muchas, muchas gracias.

    Carmen: Gracias y buena semana para vos.

    Mobtomas: Ambos, destino y amor, son igualmente misteriosos.

    Gracias y besos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Ja! me sorprendió. Pensé que el hombre, al no perdonar la falta del verdugo, algo le haría.
    Lo inexorable del destino no lo permitió.
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, Marcela, hay que tener clase para morir y matar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Certero, como espero que no lo fuera nunca el golpe de ningún verdugo. Que se le congelara el brazo y todo él, quiero decir.

    Me ha encantado, Marcela. ^^

    ResponderEliminar
  11. Ufffff… Me dio escalofrío. Baudelaire envidiaría esta historia… Excelente!!!!

    ResponderEliminar
  12. Claudia: El destino debía cumplirse. Y los dos protagonistas estaban de acuerdo.

    Andrés: Clase, para todo, siempre.

    Annabel: A este verdugo no se le congela el brazo.

    Salvador: Me alegra lo del escalofrío. Era una de las ideas al escribirlo...

    Gracias a todos. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Claro; para que más. Preciso e inteligente este hombre...

    Beso.:-)

    ResponderEliminar
  14. Exacto. Me gustó esa definición del personaje, Adrianina. Un beso-

    ResponderEliminar
  15. Me gustó mucho Marcela. Tiene ese tono en el diálogo tan propio de cierta época que no me animo a posicionar en una línea temporal abstracta.

    ¿Cómo esperaremos nosotros, la llegada de la parca? Esperemos, con la misma solemnidad y resignación.

    ResponderEliminar
  16. Silvio: Voy a intentar, como a todo en la vida, recibirla con cortesía. Invitarla a charlar un rato y compartir un mate... Ya veremos. Espero que no se apure. Besos.

    ResponderEliminar