Lenguajes


Según la unesco un lenguaje del mundo desaparece, en promedio, cada dos semanas.

"Es como tirar un Picasso por el retrete cuando se permite que una lengua muera. Una maravillosa cultura moriría con ella,” dijo Roger Blench, experto en lenguas africanas.

África alberga un tercio de los más de 6000 lenguajes del mundo.

Pienso en todas esas palabras perdidas.

Hay una música especial que se pierde para siempre, cuando un lenguaje desaparece. En cada acento, en cada letra que agrupada en cierta forma, describe un pájaro, una mesa, una montaña, está la historia de como ve esa cultura al pájaro, la mesa y la montaña.

En Senegal hay diez palabras en la lengua diola, para nombrar el arroz común. Si esa lengua, por ejemplo, desaparece, con ella desaparecerá toda esa cultura que ha de haber descripto al arroz de una forma única, y que ya no conoceremos.

¿Sabrá quién la dice por última vez, que esa palabra nunca más será pronunciada?

¿Sonará diferente, consciente ella misma, de que nunca más será dicha? ¿Se deslizará, humilde hasta los últimos oídos que la escuchen y sencillamente, se dormirá en el aire?


20 comentarios:

  1. con la muerte de las palabras mueren los dioses que las cobijaron con la muerte de esos dioses la tierra queda en silencio, saludos

    ResponderEliminar
  2. Marcela que magia que tenés para decir las cosas, sos increible!
    Es muy cierto pero nunca yo podria haberlo dicho en forma tan poetica como vos, recuerdo una nota que le habian hecho a una señora la ultima que hablaba la lengua de sus ancestros no recuerdo si era yaman u ona, era de la Tierra del Fuego y unos especialistas estaban tratando de guardar grabando todas las palabras que esta mujer conocia.
    Una verdadera lástima.
    Besos y sos admirable

    ResponderEliminar
  3. Se pierden las palabras en el tiempo, y con ellas la esencia de esos pueblos, ciudades...

    Interesante reflexión, muy profunda en pocas líneas.
    Que tengas una buena semana Marcela, te dejo un beso grande.:-)

    ResponderEliminar
  4. Cierto es que con la pérdida de un lenguaje se pierde toda una cultura.

    Tu forma de decir las cosas llegan profundo.

    Un besito y que tengas una linda semana amiga

    ResponderEliminar
  5. Hasta allí va llegando la maldita globalización... arrasando todo a su paso.
    Y las reemplazan las nuevas jergas que todo lo abrevian, lo minimizan; como si el arcoiris fuera igual si le sacamos el rojo, el violeta y el verde.
    Hasta que llegue el día en que todo desaparezca. Entonces ya no necesitaremos comunicarnos.
    Besos,

    ResponderEliminar
  6. Es lamentable; pero mientras lenguas hermosas se pierden irremediablemente, otras se enriquecen con nuevas palabras que por lo general no son hermosas, pero nombran algo y son valederas; por eso, como siempre, lo importante es que existan escritores como vos, que sepan elegir las que son bellas, mientras cuentan una historia.

    ResponderEliminar
  7. Yo estoy segura que las cosas, las emociones, lo inefable existe sólo si es nombrado. Si las palabras se pierden el mundo comienza a volverse invisible. Cuando una lengua muere, mucho del mundo, muere también.

    Un beso

    M

    ResponderEliminar
  8. Es hermosos esto que escribiste.

    Como seriamos nosotros y nuestra forma de decir para los que trataran de descifrar nuestras palabras.
    Entenderian realmente como pensamos si mañana ya no se habla esta lengua? Entenderian la diferencia entre un che y un chevere? verian los detalles que vemos nosotros?

    Hay una tribu que tiene una palabra que define el preciso instante en que dos personas se miran y ambas sienten una conexion fuerte entre si, pero no se animan a decirlo.

    Eso vieron ellos y lo nombraron.

    ¿Que estaremos viendo, asi de particular, que no nos damos cuenta y nombramos todo el tiempo?

    Brillante lo suyo.

    ResponderEliminar
  9. Marcela.... me has resignificado una frase que suelo citar mucho...

    "En el silencio hay gritos, solo que la costumbre ensordece"...

    seran los gritos de esos lenguajes borroneados en el tiempo???

    precioso sentarme aqui con un cafe y mirarte reflexionar....

    Besos
    Lilya

    ResponderEliminar
  10. gracias por elcomentario, chiqui

    me gusta tu blog pero tiene demasiados post por "página" y se hace muyyy lento.

    por otro lado el problema con tu huertita es que justamente decidiste tener una huertita, hubieses tirado todas las semillas así nomás y hoy tendrías cientos de hectáreas- huertas como mónica y césar, jaja

    ResponderEliminar
  11. ¿me peració a mí o debajo del dibujo de alejandro magno, había un cartel que decía algo así como "traffic wilde blog"?
    ¿sos de wilde? yo también che, de la calle sadi carnot!!!

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que sus comentarios son un lujo para mí. Me miman demasiado, pero me encanta. Muchas gracias a todos.

    Diego: Es verdad lo de que está lento el blog. Bajé la cantidad de post por página y espero que sea más rápido ahora. Y en mi pantalla dice Lomas de Zamora en ese contador. Supongo que varía según desde donde uno entra (ni idea). Esas cositas dan miedo la verdad. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Una de las cosas que más mortifica es la de un EX legado.

    ResponderEliminar
  14. No suelo detenerme a pensar esas sosas pero es verdaderamente triste que se pierdan culturas enteras para siempre.
    Da mucha pena pensar en esa última palabra de un determinado idioma, y pensar que no volverá a pronunciarse jamás.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Bueno pues siguiendo con el comentario anterior, yo sí he pensado muchas veces sobre esto. Me has recordado que hace años estuve haciendo un voluntariado en un barrio de infraviviendas, los habitantes eran de etnia gitana y con su lengua está ocurriendo lo mismo, se está perdiendo.
    Es una verdadera lástima...

    ResponderEliminar
  16. Mi abuela había desarrollado la habilidad de encontrar múltiples denominadores para un mismo elemento, concepto, situación o persona. Habría sido una activista fecunda en la lucha contra la extinción de las lenguas.
    Sin ir más lejos, para hacer referencia a mi solía abundar en sinónimos del tenor de infelí, anormal, gilastrún, innorante, retardado, dolobu, bestiún...

    ResponderEliminar
  17. ¿Sabrá quién la dice por última vez, que esa palabra nunca más será pronunciada?

    ¿Sonará diferente, consciente ella misma, de que nunca más será dicha? ¿Se deslizará, humilde hasta los últimos oídos que la escuchen y sencillamente, se dormirá en el aire?



    Casi lloro cuando leí esas preguntas... realmente es una tragedia.

    ResponderEliminar
  18. La muerte, de todo lo que vive, incluidos los lenguajes, es parte de la vida y quiero entenderlo así. Sin embargo, lo que si me preocupa hacia el futuro es vislumbrar que se evapora la diversidad, que nos absorbe una unificación (de lenguajes, de culturas) que descarta lo diferente.

    ResponderEliminar
  19. Hola Marcela!, es triste saber que se están perdiendo sonidos y palabras de culturas que tienen tanto que decirnos. Muchas gracias por la voz de Makeba. Me gustaría que volvieses por mi blog para escuchar a Paul Simon. un abrazo y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  20. Duele verdad? y saber que cuando encontramos el sonido de la palabra para entendernos, resulta que la convertimos en una torre de Babel.
    De momento me siento ahorita, diciendo mis últimas palabras para que me regalen nuevas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar