La separación




No miró hacia atrás.

Ella sabía que él la miraba a través de la ventana del primer piso, lo intuía allí, de pie, aún en el tibio dormitorio y deseaba girar y mirarlo por sobre el hombro, pero no lo hacía.

¿Qué vería, de hacerlo?

Una sombra, un dibujo empañado de un abrazo, de unas caricias.

La pasión continuaba en ese frío abandono, en esa esquina en la que se perdía, entre gente que no la vería a ella y que no lo vería a él.

No decían la palabra amor. Nunca. Habían llegado a convencerse de que hay edades para cada cosa. Se podía hablar de amor a los quince, a los veinte. Después, al menos para ellos, hubiera parecido ser solo una excusa para disminuir la culpa de sentirse obligados a caer en los brazos del otro.

La libertad de amar se pierde pronto y se pasa a ser esclavos de las distintas poses tomadas para recorrer la vida.

Ellos habían decidido no amarse, conservar la cordura, jamás bajar el escudo.

Y así y todo, ella no se atrevía a mirar hacia atrás, para verlo mirarla. ¿Esa mirada, estiraba de una forma inconsciente para él, el momento de la separación?

¿Lamentaba él verla partir?

Y ella deseaba que así fuera. Que él, como ella, estuviera contando las horas para el próximo encuentro.

Todas esas no planteadas preguntas, todas las palabras no pronunciadas eran aún más reales en su impalpable presencia.

El amor reducido a una condición de acto físico, de triste polvo solitario, es aún más peligroso que el inocente polvo elevado a la condición de amor. Podemos superar y hasta reír de haber creído amar a alguien que solo nos calentaba. Es un error muy común y hasta placentero, porque le da otro sabor a lo que sería sino una noche más, pero ¿podemos reír de no habernos animado a reconocer el amor?

13 comentarios:

  1. - Es muy triste no poder reconocer al amor, pero tambien hay una duda que va y viene ¿ no nos confundimos y cuando creemos amar en realidad es solo una sensación no un sentimiento? Con los años empece a descreer del amor.Ojala sea solo un descreimiento pasajero. Ade

    ResponderEliminar
  2. Ade: mi idea del amor es que es un sentimiento, pero es absolutamente personal. No se puede definir. No se describe. No se explica. Pero se siente sin dudas. Reacción química en el cerebro o Cupido con sus flechas, no sé... pero sí que se siente... Beso.

    ResponderEliminar
  3. Nena... vos me estuviste espiando, hace unos añitos?
    Me trajiste muchos recuerdos. El amor.
    El quiero pero no debo. El debo pero no puedo.
    Y ese contar las horas para el próximo encuentro.
    Es todo tan real. Como el amor mismo. Sin etiquetas.
    Desde que empieza hasta que termina.
    Porque termina. Ese, se termina.
    Por decisión propia o por el destino
    o la vida que se lo lleva a otro mundo.
    Pero el amor, siempre está.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Es triste cuando el amor se convierte en una desganada costumbre. Y cuando no se da y por un instante creimos que sí.
    De todos modos hay una instancia del amor que está más allá y tiene que ver con todas las formas del amor posible. Uno muy humano y que nos compromete a un estado espiritual esacalones más arriba.
    Pero definir, como vos bien dijiste, no se puede. El amor no es una ropa que nos calza bien a todos por igual. En fin que me hiciste pensar con tu buen texto, amiga.
    Un beso 2009.

    ResponderEliminar
  5. ¡El amor...., cuanta confusión por la falta y la sobra de él.
    - Amor físico y no físico
    - Amor cruel y satírico
    - Amor que se compra
    - Amor que se vende
    - Amor muere
    - Amor que mata
    - Amor, amor...-Un perfume-

    ResponderEliminar
  6. Aunque duela, separarse es tan natural como encontrarse, ninguna de las dos cosas es en sí misma importante. Lo valioso, lo que perdura en nuestra historia, es el recorrido de ese encuentro.

    Un beso.

    M

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con la experiencia, más allá de saber que no es amor, el ensayo suele ser una empresa fácil que nos prepara para lo terrible: la verdadera entrega...
    Lindo lugar, pasaré seguido

    ResponderEliminar
  8. Claudia: Ja ja. No te estuve espiando, no, no. Esta es una historia que, casi seguro, todos vivimos de una forma u otra. La describimos con palabras propias, pero es universal.

    Maximo: Creo que es un error muy común el pensar que hay un solo amor posible. Por eso tantas parejas no funcionan. Exigimos que el otro nos ame con la idea del amor propia. Y eso no es posible. Cada uno ve el amor como le place. Y así debe ser.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Angel: Amor de todos los colores, con todas las texturas, para todos los gusto. Rico perfume Amor amor.

    Magdalena: Sí, la historia sí siempre es más importante que los límites del principio y el fin. Pero la última sensación, la de la separación, suele ser la que perdura durante un largo tiempo.

    Naty: La experiencia tiene su propio sabor. Gracias por la visita. Te espero cuando quieras.


    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ese quiero, pero no puedo o no debo lo he vivido en una etapa de mi vida... ¡Cuántos recuerdos!

    Un Besito!!!

    ResponderEliminar
  11. Todos, Carmen, todos lo vivimos... Y muchos lo están viviendo, o lo vivirán sin dudas...
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es imposible poder reirse de eso es mucho mas fácil llorar por eso, y peor aún cuando no se reconoce el amor de uno.
    Me gustó la araña y me gustó este también, y me gusta también el nombre de tu blog, espero que no sea una retirada sino todo lo contario.
    beso

    ResponderEliminar
  13. Lux: Muchas gracias. Y no es una retirada, no, al contrario, es un viaje al interior.
    Besos.

    ResponderEliminar