Citas


Habían hablado del clima durante un rato, de lo vacía que estaba la ciudad en verano, de las vacaciones que tardaban en llegar.

Después se quedaron en silencio.

Ella revolvió el café, con lentos círculos que dibujaron ondas en el oscuro lienzo.

No le molestaba ese silencio.

Porque a su alrededor el típico bullicio del café era como un escenario de sonidos, sobre el que debía desarrollarse su propio diálogo. Se preguntó como sería estar con él en el silencio pálido de los domingos a la tarde. El de las calles recorridas por el viento y a lo lejos, música, o el relato de un partido de fútbol.

Muchas veces lo había pensado: el silencio, en las ciudades, en el campo, es una convención social. Como si nos pusiéramos de acuerdo en coincidir en hasta que cierto nivel de sonido, puede ser considerado silencio.

¡Que silencioso está todo! pensamos, y el viento agita las ramas de los árboles, y los autos se escuchan a una cuadra, en la avenida, pero corremos a prender la radio, o la televisión, para espantar al silencio, sinónimo de soledad, de incomunicación.

Y ella notó que él sí percibía incómodo el silencio entre ambos. Miraba hacia la vereda, jugaba con el encendedor que había dejado apoyado sobre la mesa.

¿Cómo explicarle que no hay mayor muestra de intimidad entre dos personas que poder estar así, tranquilos, en silencio?

Se lo dijo, entonces, eligiendo las palabras, y estudiando la reacción de él.

Lo vio asentir, algo sorprendido. El dijo que era extraño, una mujer que hablara poco. Ambos rieron, viendo como el malestar se disipaba.

Ella dijo que de todos modos, no la malinterpretara, que también le gustaba escucharlo. El hablaba con calma. A ella no le gustaba la gente que sobreactuaba los diálogos, ni que hablaba en tono muy fuerte. El estuvo de acuerdo, tampoco le gustaba eso.

Y cuando se quedaron nuevamente en silencio, ambos sonreían.

25 comentarios:

  1. A veces entre dos personas vale más un buen silencio relajador que una mala conversación.

    Un besito wapa

    ResponderEliminar
  2. dicen que la verdadera amistad aparece cuando dos persoans logran un silencio y éste no es incomodo...

    casi pude sentir el aroma de ese cafe...

    Besos calidos!
    Lilya

    ResponderEliminar
  3. Delicioso; como ese café de la foto.

    ResponderEliminar
  4. Si no hacemos silencio no puedo escucharte

    ResponderEliminar
  5. Es cierto cuando se puede disfrutar la presencia del otro en silencio es señal que todo está perfecto. Hasta como que se saborea como ese café, en el período del Romanticismo a esos espacio de tiempo decían que había pasado un ángel, me gusta esa definición.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Muy hermoso texto, a mí también me gusta el silencio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Sos muy observadora Mar

    ResponderEliminar
  8. El silencio es algo muchas veces incomprendido, creo yo. ¿Cuántas veces está uno en silencio y otro hasta llega a preguntar: "estás enojado"?

    Carmen, Lilya, Gub, anónimo, Lux, Mariela, Ginger... a ver si no me olvido de nadie... no, estan todos: besos y gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Adoro el silencio. Y el que más me gusta es el que se cruza entre dos miradas amantes.
    Besos,

    ResponderEliminar
  10. El silencio enriquece muchos momentos. Un abrazo y gracias por visitarme, vuelve cuando quieras. Buen día :)

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, cuando el silencio se vive incómodamente es que algo en una relación (de amor, de amistad) es que algo va mal.
    Besotes, Marcela.

    ResponderEliminar
  12. "Habla, solo cuando tus palabras sean tan dulces como el silencio"

    " El silencio puede ser la antesala de los sonidos más hermosos"

    ResponderEliminar
  13. "Si algunos tuvieran permiso de romper el silencio sólo para hablar de lo que saben, estarían condenados al mutismo errante."

    El peor baterista que conozco, curiosamente también curador del silencio, jura que los únicos silencios que lo perturban son los que callan verdades.

    Excelente relato de dos personas que casi sin interactuar construyeron un escenario perfecto.

    D.

    ResponderEliminar
  14. Claudia, Mónica, Annabel: gracias. Estoy de acuerdo con sus opiniones.

    Desde el cerro: gracias por las frases, y bienvenido.

    Daniel: Hay que darle su lugar al silencio. Respetarlo y sobre todo, no malinterpretarlo. Me encanta hablar de tonterías, o empezar hablando de un tema y terminar en cualquier lado... Pero me gusta el silencio también.
    Gracias.

    Besos grandotes para todos.

    ResponderEliminar
  15. Qué real lo del no-silencio, aunque parezca que lo es. Tu relato da una gran calma, es como si el silencio y la sonrisa se transmitieran a travez de tus palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pasaba por aquí y he entrado de nuevo para desearte un buen fin de semana

    Un bsito wapa

    ResponderEliminar
  17. Rosa: Muchas gracias. Me alegra que te haya gustado. Un beso grande.

    Carmen: Gracias por volver! Buen fin de semana para vos. Besos.

    ResponderEliminar
  18. "...Pero porque pido silencio
    no crean que voy a morirme:
    me pasa todo lo contrario:
    sucede que voy a vivirme..."

    decía Neruda

    ResponderEliminar
  19. Gracias pido silencio. Lindo aporte.

    ResponderEliminar
  20. Creo que cuando el hombre se dio cuenta que aparentemente era "Mas divertido" no estar en silencio creó la radio, la televisión y ahora esos audífonos...
    Siempre se me pasó por la cabeza, tu escrito me lo hizo pensar nuevamente. Un gusto pasar por aquí, saludos.

    ResponderEliminar
  21. Me encantó la foto. Me gustan las fotos de tazas con café. Yo tengo dos y aún no me decido cual poner, pues quiero escribir sobre el café.

    Creo que cuando una pareja supera el silencio y lo disfruta enormemente y con profundidad, entonces han ganado mucho.

    Muy lindo el relato y me identifico.

    Te comparto uno de mis poemas favoritos de Elena Liliana Popescu:

    Si se pudiera

    Si se pudiera alguna vez
    medir lo inconmensurable,
    abarcar lo ilimitado
    y atravesando la nada,
    no ser lo uno ni lo otro…

    Si se pudiera alguna vez
    ser amor sin amar,
    ser esperanza sin esperar,
    ser palabra sin hablar,
    ser pensamiento sin pensar...

    Si se pudiera alguna vez
    escuchar lo inaudible,
    mirar lo invisible
    y aprender lo ignorado,
    ¿habría un nuevo comienzo?



    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  22. Que delicia Marcela !!!
    Me mataste, me encanto, no se explicarlo, excelente, me paso hace poco, desde entonces no paramos de hablar jajaja.
    Besotes
    vae

    ResponderEliminar
  23. http://www.psicologia-malenalede.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  24. Precioso, me estoy enamorando de tu manera de escribir.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar