La reina


Había una vez una reina, que vivía en su bello palacio.

No era un palacio muy lujoso.

Los techos tenían goteras, por ejemplo y en el jardín las plantas invadían la vereda de lajas gastadas.

Pero ella era reina.

La corona no pesaba en su cabeza pero igual le molestaba. Y los amplios vestidos decorados en oro, no combinaban con sus jeans gastados a la hora de salir a la calle.

Era una reina extraña... porque, ahora que lo analizo, a ella ni siquiera le gustaban las reinas.

Cuando era chica, por ejemplo, jugaba a ser cualquier cosa, menos una reina.

Y el palacio que se descascaraba frente a sus ojos...

Entonces, se quitó la invisible corona y fue a podar las plantas.

20 comentarios:

  1. Tener nobleza y tener títulos nobiliaros, generalmente, son opuestos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, Daniel. La palabra "noble" no tiene nada que ver con los títulos nobiliarios, seguro.

    ResponderEliminar
  3. Yo soñaba que era Maradona y jugaba al fútbol como nadie en este mundo, pero cuando despertaba, pateaba la pelota como cualquier mortal y soñaba que era Maradona y jugaba al fútbol como nadie en este mundo...

    ResponderEliminar
  4. Me pregunto que soñará Maradona ¿quién soñará ser él?... Si yo fuera Maradona, soñaría con ser desconocido, sin dudas... Besos Gu!

    ResponderEliminar
  5. Bonita historia que has compartido con todos nosotros, y es que, hay que sentirse reina para poder serlo, sino por mucho que te pongan coronas, como no lo sientas, es muy dificil ser una marioneta.

    Un beso, bello blog, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hay cosas que se heredan por más que uno no quiera. Y por lo general, lo que uno decide hacer con ellas, es lo que marca el rumbo que seguirán nuestras vidas.
    Me gustó mucho!
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho tu historia.
    Y es que para ser reina también hay que sentirlo.

    Besos y feliz martes

    ResponderEliminar
  9. Maria: Igual, ella no quería ser reina. Muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Claudia: Seguro. Heredamos algo y después, con eso fabricamos lo que somos. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Oscar. Esa era la idea central del post, justamente. Quitarnos esas falsas coronas, e ir a hacer lo que se debe hacer. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Todos tenemos nuestro reino entonces, aunque sea de bolsillo, y es igual de importante que cualquier otro.

    Eso reconforta

    ResponderEliminar
  13. Por ahi no era una reina para que todos vean.
    Por ahi era una reina para adentro. No le interesaba que todos vean su corona. Ella sabia que estaba ahi.
    Y por ahi era una persona normal, que se sentaba a tu lado en un bar o en el colectivo. pero ella sabia que era reina, bien adentro lo sabia. Eso tal vez la ponia en otro lugar.

    Bien por las reinas que lo son desde siempre, ero no ostentarian coronas jamas.

    ResponderEliminar
  14. Silvio: Me gustó la idea de un reino en el bolsillo...

    Pablo: Era un persona normal, claro. Y estoy de acuerdo en no ostentar corona. No me gustan las coronas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. jajaja...muy bueno. Buena crítica. No dejemos de podar los pastos, porque ellos nos enseñarán quizà más que los títulos.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Creo que ponerse a trabajar es más importante que cualquier título, Clarice. Besos.

    ResponderEliminar