El caos de mi cartera


A ver...

El abono del tren, caramelos "gotitas de amor" que se cayeron de la bolsita (los voy a comer igual, el bolsillo de la cartera no está taaaan sucio), el ventolín aerosol (para el asma), medio paquete de chiclets y pañuelitos de papel. Todo esto en el bolsillo de adelante.

En el compartimento principal: Mi cuaderno para anotar ideas, la billetera (no la pongo en el bolsillo de adelante, en donde sería más fácil encontrarla, porque una vez me la robaron tan fácil que ni me di cuenta... ¡qué les cueste un poco, al menos!), las tarjetas de crédito (no puedo ni pensar en usarlas), un libro (en esta ocasión "Cuentos de Ise" de Ariwara No Narihira), el bolsito de cosméticos (mis apreciados cosméticos, con sus tapitas sujetas con banditas elásticas, no sé por qué se me rompen tanto), una cajita de tic-tac (¡esto era lo que hacía ruido cuando corrí para alcanzar el tren! ¿desde cuándo están acá?), los lentes para descansar la vista...

Un papelito con un número de teléfono, sin nombre, no tengo ni idea de quien es, la factura de la luz (todavía no está vencida, ¡bien!), el perfume...

Sí. Ya revisé en todos lados. Va a ser un día difícil. Me olvidé en casa los anteojos de sol.

10 comentarios:

  1. jajajaja. Marcela, porque sera que llevamos media casa a cuestas y siempre, pero siempre ,siempre...lo que se nos olvida son las gafas de sol, al menos también es mi caso.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Olvido muchas cosas... Pero los anteojos/gafas de sol son un clásico. Algo que me encanta de los blogs, pero mucho, es conocer los distintos nombres para las cosas, según los lugares; gafas, es una palabra que conozco, en este caso, pero que por acá, no usamos y es más linda que anteojos. Besos.

    ResponderEliminar
  3. quizás transportemos también algo útil
    tal vez un suspiro
    capaz un silencio
    No siempre llevamos nomás que lo propio
    a veces cargamos
    desganos ajenos

    ResponderEliminar
  4. Uno más en el mundo: siempre llevamos cosas de más, seguro. Cosas útiles, y muchas cosas inútiles. Gracias. Beso.

    ResponderEliminar
  5. Uff como para ponerse a buscar ahí jeje.
    Es lo que dicen, cuanto más grande es la bolsa, más cosas se echan. Es un bucle
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sí Oscar, no recomiendo buscar cosas en mi cartera. Es peligroso. Pero como todo en mi vida, es un caos organizado. Yo navego bien en esas aguas. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno; eso sí, llevar las tarjetas y no usarlas, eso habla o de un control de parte tuya con respecto a los gastos inédito en las mujeres, o que te pasaste del límite y por eso no podés usarla. Como sea, el caos de tu cartera parece un caos controlado al menos por ahora...

    ResponderEliminar
  8. ¡Esa era la frase Gu que estaba buscando! Caos controlado, no caos organizado...

    ResponderEliminar
  9. No me interesaría que sea un caos si la cartera es "esa", la de la foto, quiero una...

    Simpático todo lo que sacaste, nada de pesares...

    Beso para vos.:-)

    ResponderEliminar
  10. ¡Esa cartera solo en una foto de blog puedo tenerla, Adrianina! ja ja.
    Besos.

    ResponderEliminar