Chupetines de naranja


Por lo general, ella sabe y acepta que la mejor forma de encontrar una cosa, es buscando otra.

O sea: si pierde su colgante favorito, y lo busca, encuentra en el bolsillo del saco, (el que tiró en el canasto de la ropa sucia) el monedero desaparecido hace días.

Como si fuera una de esas reglas escritas en el destino de todos: Para encontrar algo no hay que buscarlo.

Pero ¿cómo actuar de acuerdo a esa ley con respecto a cosas más importantes que un colgante, un monedero, o el esmalte de uñas perlado que hace una semana no encuentro (encuentra... ella...)?

¿Podemos dejar de buscar la felicidad, el amor, la paz, la justicia?

¿Deberíamos dejar de hacerlo para encontrarlos?

Por el momento, ella se dedica a encontrar felicidad en los pequeños detalles. Quizá porque no cree demasiado en la felicidad. O porque no es buena para sentirse feliz. O porque extraña la felicidad de la niñez, cuando dejaba de llorar si su abuela le compraba un chupetín sabor naranja.

La felicidad costaba apenas unos centavos.

Que, en definitiva, es todo lo que deberíamos pagar por encontrar algo invaluable.

10 comentarios:

  1. La felicidad tal y como la pintan es una utopía. Es imposible ser plenamente feliz porque siempre añoraremos algo y nos hará que esa felicidad no sea absoluta.
    Por eso hay que buscar pequeñas alegrías, pequeñas 'felicidades' en los detalles, que son los que al final componen la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Opino igual. Absolutamente. Gracias Oscar. Beso.

    ResponderEliminar
  3. Cierto es que la felicidad, nuestra felicidad, está en pequeñas cosas y esas son las que debemos disfrutar.

    Besos y que tengas una linda semana

    ResponderEliminar
  4. La felicidad!!... se puede encontrar en las cosas más pequeñas de la vida.Yo me di cuenta de esto ,tras pasar por una enfermedad que me podia alejar de todo lo que creía importante, y mis prioridades cambiarón.
    Son tan pequeñas las cosas que nos pueden llevar a la felicidad!!

    Muy buena entrada.

    Un besito .

    ResponderEliminar
  5. Carmen: las pequeñas cosas son las que están todos los días...las que les dan valor. Beso y buena semana para vos.

    ResponderEliminar
  6. Tashano: experiencias así suelen abrirnos los ojos y hacer que nuestra escala de valores se vuelva más sensible, que se le empiece a dar valor a lo realmente importante. Un beso grande y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Marcela, definitivamente es así. "La Felicidad" como ente, no existe. Es la sumatoria de esos instantes en que nos sentimos felices. Y generalmente aparecen cuando menos los buscamos.
    Gracias por tu visita! Buena semana!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Claudia. Buena semana para vos. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Extraordinaria idea la de que la feleicidad se puede alcanzar con tan poco, es decir, en el caso de un niño, un simple chupetín. Por ahí a los adultos nos pasa lo mismo pero para nosotros es más difícil conformarnos con poco.

    ResponderEliminar
  10. Necesitamos y queremos más, supongo, Gu. O no necesitamos más, porque ¿quién necesita más que un niño? Pero queremos más, o sabemos que merecemos más... o creemos que merecemos más. Es difícil.

    ResponderEliminar