La dibujante de vestidos de novia


Dibujar vestidos de novia era su hobby, su pasión, su arte.

Los dibujaba con los detalles que le gustaban en cada momento de su vida. A esa edad, la vida tiene otro ritmo y cambia rápido.

Según el ánimo, por ejemplo, los vestidos dibujados se vestían con diferentes colores: a veces eran negros, como si el vestido de novia se hubiera disfrazado de luto; a veces rosados, como caramelos de frutilla; a veces verdes, con la esperanza desparramándose en la tela..

Me pregunto que habrá pasado con ella... Solo recuerdo su nombre, Cinthia. Fuimos amigas entre los seis y los doce años, mas o menos.

Recuerdo que tenía una carpeta con los bosquejos de vestidos de novia, que llevaba al colegio y que nos permitía hojear solo si jurábamos cuidar cada preciada hoja, besando una cruz que hacíamos con los dedos (era en un colegio de monjas, pero ni idea de dónde había salido esa costumbre: decíamos lo juro, y haciendo una cruz con los dedos, la besábamos y jamás se nos hubiera ocurrido romper esa promesa).

Como no me gustan las fiestas, nunca soñé con mi fiesta de casamiento, ni a esa edad. Cinthia se espantaba cuando me preguntaba como imaginaba mi casamiento, y yo respondía que soñaba huir con mi príncipe azul, saltando por la ventana (de hecho, no fue exactamente así, pero más o menos).

Cinthia había planeado su casamiento y fiesta en medio de sus juegos infantiles. El futuro marido quizá cambiara casi todas las semanas: a veces era un compañero del colegio, otras, un vecino, otras, el "chico más lindo del mundo", que había subido al colectivo, pero su plan de casamiento no se modificaba. Ella sabía cada detalle. Era romántica con todas las letras...

Me pregunto que le habrá pasado... ¿Será diseñadora de ropa? ¿Se habrá casado?


12 comentarios:

  1. Los interrogantes acerca de un pasado que se nos escapó de las manos, vuelven permanentemente ¿no es cierto?

    ResponderEliminar
  2. Claro, Silvio. Toda esa gente que pasó casi sin dejar huellas... ¿En dónde están?
    Y la memoria se divierte engañándonos además... (con decirte que después de subir el post me entró la duda de si mi compañera que dibujaba los vestidos de novia no se llamaba Vanina... O Cecilia...)

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto Silvio, yo me he preguntado miles de veces por esos chiquillos con los que jugaba en la infancia y por una razón u otra cambiaron de ciudad.
    Es bonito acordarse aunque traiga cierta nostalgia y tristeza. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Los recuerdos de quienes fuimos y esa gente que nos rodeó en su momento, y por lo que sea, desaparecieron, nos hacen ser quienes somos hoy. Oscar, estoy de acuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un pedazo grande de mi pasado es una gran nebulosa. Les aseguro que quisiera disipar las dudas en torno a esa etapa de mi vida, pero no encuentro el momento, ¿o el momento no me encuentra a mí?

    ResponderEliminar
  6. Yo también siento que hay momentos de mi vida que no recuerdo. ¿La memoria quizá es selectiva por buenas razones, Silvio?

    ResponderEliminar
  7. Habrà manera de investigarlo?
    Lindo recuerdo.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. K BESTIDO MAS CHULO OJALA Y LLEGARA YO A ESO CHAO BS

    ResponderEliminar
  9. AKI STA MI MSN ELISABETH_NAVAS_@HTOMAIL.COM BESOS

    ResponderEliminar
  10. Tanbien jugaba con una chica que era mi amiga y por las noches siempre tirada piedrecitas a mi ventana para salir a jugar ya que a ella no la dejaban salir de dia...
    una noche sahira que es asi como se llamaba no salio a buscarme para jugar entonces yo decidi buescarla a ella y cuando le tire una piedrecita aparecio la madre con sahira en sus brazos subi rapidamente a su habitacion y la madre me dijo entristecida por tu culpa por no impedirle salir ella ahora esta muerta!
    yo no sabia de que me estaba ablando y me asuste por eso le pregunte que pasaba si salia y la madre me dijo que nunca podia respirar aire del campo que tenia una enfermedad por eso no la dejaba salir por que viviamos en un pequeño campito de un pueblo sali corriendo del miedo y al siguiente dia fui a su intierro...
    tres años despues alguien empezo por la noche a tirarme piedrecita me asome a la ventana y era sahira! nunca supe que es lo que habia pasado era muy raro.

    ResponderEliminar