La mujer dibujada


A medida que los dibujos tomaban forma, y los pájaros de lápiz negro volaban por la habitación, y las flores de crayón perfumaban el lugar, el dibujante decidió que había llegado el momento para su gran obra.

Se tomó mucho tiempo para dibujarla.

Cada trazo fue una caricia. Delineó curvas y virtudes. Sin embargo, como deseaba que su obra fuera perfecta, no borró ningún error, sabiendo que ellos, suelen dar ese toque ideal de belleza.

Permitió entonces los mínimos titubeos del lápiz, se permitió remarcar, con cierta elegancia, las líneas que no lo conformaban, pero dejó el dibujo así, casi despojado, decorado exclusivamente por los colores que sabía que había visto en sueños... y lo observó sintiendo que su propio corazón latía solo para darle vida.

Ella se observó al espejo. Acarició su cabello sedoso, sus pechos firmes. Recién creada, observó las otras creaciones y amó la libertad de los pájaros y el perfume de las flores que escapaba por la ventana.

El creador intentó abrazarla, porque la había dibujado para él. Pero no se sorprendió cuando ella abrió la puerta para irse, porque sabía que para que fuera tan perfecta, debía ser libre.

20 comentarios:

  1. Seguramente que además de verla con su belleza perfecta la quería, y es por eso mejor que la dejó partir. Para no romper la magia.
    Bello relato, te dejo un beso y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  2. que buen texto, y que buen gesto, dejarla partir
    en su belleza y libertad.
    me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  3. Adrianina: con su última actitud, él demostró justamente cuanto la amaba, creo yo. Buena semana para vos. Beso.

    Mabel: Me alegro que te haya gustado. Sí, pienso que fue un buen gesto. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Esther: gracias por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato. Qué gran acto es dejar crecer a quienes amamos, tal vez sea ese el mayor acto de amor. Un beso Marcela y buena semana.

    M

    ResponderEliminar
  6. No sé por qué, pero me acabas de recordar 'El retrato de Dorian Grey'.
    Muy bonitas palabras.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. M: Estoy de acuerdo. Y me gustó tu idea de relacionar el deseo del personaje con crecer. Un beso y buena semana para vos.

    ResponderEliminar
  8. Oscar: ¡Y que buen recuerdo que te trajo mi cuentito! Me encantó esa historia. (Y Oscar Wilde es uno de mis escritores favoritos). Muchas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Muy bello lo que escribes y como lo expresas...un abrazo desde azpeitia

    ResponderEliminar
  10. Gracias azpetia. Me alegra que te guste. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Dejándola partir le demostró cuanto la amaba.

    Un relato muy bello.

    Besos y buena semana

    ResponderEliminar
  12. Gracias Carmen. Un beso y buena semana.

    ResponderEliminar
  13. Que bueno este blog Marcela, te felicito.
    Es muy calido, lo que se ve es muy bueno y lo que se lee delicioso.

    gracias por abrir esta puerta.
    Beso

    ResponderEliminar
  14. Con comentarios así, la puerta va a seguir abierta seguro. Gracias Pablo. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¡Lo perfecto es enemigo de lo bueno! Tus cuentos son la excepción.

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo. ¡Y como! Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Con mucha poesía tu texto. Muy lindo. Eres un corazón escribiendo.

    Abrazos linda.

    ResponderEliminar
  18. Es muy hermoso Marcela. Admiro profunda y sinceramente tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
  19. Clarice: No se que decir. Sos muy dulce. Besos.


    Silvio: Lo mismo que a Clarice. ¡Me están malcriando!

    Besos. Son un amor.

    ResponderEliminar