El monstruo escondido. (2)


No pudo matarlo.

En cambio, escondió a la criatura en una habitación cerrada de su casa.

A nadie le habló de él.

Se negó a responder preguntas.

No se atrevía a reconocer que amaba a ese monstruo y que ese amor lo avergonzaba.

Claro que tampoco le habló a la criatura de su amor. Lo alimentaba sin mostrar ternura, dejando la comida frente a él como si fuera un perro, y veía como la devoraba y veía el agua chorrear por la mandíbula deforme.

Sabía que excepto dejarlo vivir y alimentarlo, no podía cometer errores. ¿Qué haría el monstruo si supiera del amor de su creador hacia él? ¿Cómo reaccionaría? Podía pedirle privilegios a cambio de no abandonarlo, podía exigirle un puesto en su vida, podía inclusive salir del escondite y contarle a todos de su amor, y contar como él, que decía amarlo, lo había alimentado con migajas durante años, lo había encerrado fingiendo indiferencia, y frente a todos, vecinos, amigos, enemigos, mostrar su fealdad y decir: así y todo, él, me ama.

11 comentarios:

  1. nunca se me hubiera ocurrido pensar que podemos crear un monstruo y llegar a amarlo, será ese otro yo que llevamos adentro y no nos gusta revelar su existencia? / Me gustó y te saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José. A lo mejor, si nos permitiéramos amar a nuestros monstruos, veríamos que no son tan monstruosos... Gracias. Beso.

    ResponderEliminar
  3. la esencia del monstruo era muy bonita ...

    ResponderEliminar
  4. ¿No se llamaria este monstruo Alf, por casualidad?

    ResponderEliminar
  5. Ivanov: Pero claro, era un buen tipo ese monstruo...

    Sergi: ¡Te acordás de Alf! exactamente. Es un buen ejemplo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ufff cuántos monstruos de verguenza traemos y no somos capaces de liberarnos.

    Bien.

    Abrazos

    Graciela

    ResponderEliminar
  7. Graciela: Nos siguen, los monstruos y fantasmas. Pero la verdad, yo me encariño con ellos. Beso.

    ResponderEliminar
  8. Todos hacemos un poco esto, verdad? Todos tenemos un mostruo en una pieza oscura y secreta.
    Es increible como a veces sale.
    Y no es tan terrible para los demas como lo era para nosotros.

    Digo...a veces pasa no?

    Muy bueno

    ResponderEliminar
  9. Todos tenemos un monstruo escondido, Pablo. Y lo alimentamos y a veces, hasta le hacemos algún mimo... Gracias. Beso.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy un monstruo con una persona dentro y siempre logro ocultar a la persona, de modo que dejo comentarios monstruos en post que realmente valen la pena, no me culpes por favor.

    ResponderEliminar
  11. Gu: Somos monstruos, personas, ángeles, niños, viejos... Eso es lo interesante de todos.

    ResponderEliminar