Mediodía


La costumbre de la cabeza gacha,
la humildad y la mesura.

El mundo no puede odiarme,
por probar el caos
como quien prueba
un caramelo de sabor desconocido.

El mediodía se me escapa
como agua entre los dedos.

7 comentarios:

  1. Ana, muy copado tu blog,para los tiempos que corren..je, te invito a visitar el mìo y escuchar las mejores baladas de siempre, estàs invitada, serà un placer recibirte.
    Beto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Beto, por el comentario y la invitación. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno de probar el caos es la posibilidad inherente en la frase de haber elegido probarlo.

    ¿Sería lo mismo si el caos apareciera sin previo aviso, golpeando la puerta como un vecino molesto que llega en el momento menos adecuado?

    A mí se me escapan días enteros entre los dedos.

    Aprecio mucho tu texto. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. - Bueno Mar, que hermosa sorpresa!!! tu visita me hizo entrar a tu blog y comienzo a disfrutarlo. Ade

    ResponderEliminar
  5. silvio: El caos siempre es necesario para la regeneración, pero es verdad, cuando golpea a la puerta sin avisarse suele asustarme bastante. Y cuando se nos escapan las horas, hay que dejarlas ir, creo ahora... Beso.

    Ade: me alegro mucho entonces de haberte visitado. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta este poema. No se te escapó el mediodía si te dictó estos versos.

    ResponderEliminar
  7. Lo hizo antes de huir... Suerte que alcancé a copiarlos! Beso.

    ResponderEliminar