Momentos



En la calle alguien grita "me robaron, me robaron". Vendedores y compradores se asoman a la puerta de los negocios y observan a la mujer que sacude los brazos (sin cartera, claro) señalando norte y sur, este y oeste. El ladrón ya ha dasaparecido.

Un vecino, el dueño de otro comercio, se me acerca. Yo ya observo el día, a la gente que después de la conmoción, continua con su vida, apurándose hacia quien sabe que destino.

- Que hijos de puta, habría que matarlos a todos - opina sin saludar.

Distraída como soy, tardo un instante en adivinar quienes él condena a muerte. Al ladrón, por supuesto y a los de su misma profesión, en este caso.

Se habla de la muerte con demasiada liviandad. Se la desea para otros con demasiada rapidez y sin pensar. No conozco lo suficiente a mi vecino como para saber si él cree lo que dice, o es solo una forma de expresarse. No tengo ganas de exponer todas mis dudas (y rechazo) sobre ese sistema para conseguir más seguridad y prefiero no discutir esos temas con clientes del negocio.

Todo el tiempo se habla de inseguridad. La televisión se regocija con las declaraciones de una familia que fue asaltada ayer a la noche. Imaginen las declaraciones de esta gente (comprensibles considerando la situación vivida) si mi vecino que escuchó que a alguien le robaron la cartera aseguró que el ladrón merecía morir.

Ojalá yo pudiera creer que a las palabras se las lleva el viento, pero no lo creo.

7 comentarios:

  1. Con respecto a tu entrada...magnifica, es verdad que se utiliza la palabra muerte en demasía, demasiado rápido, sin ni siquiera conocer las circunstancias.
    No me parece muy normal, a lo que está derivando todo.

    Un beso y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  2. Yo a veces quiero matar, pero a la sociedad, aunque tal vez sería un suicidio...
    buen vlog, chau

    ResponderEliminar
  3. Tashano: suelen asustarme esas frases, porque siento que es una postura peligrosa, que puede derivar en cosas muy feas. Gracias por tu comentario y por tu visita.

    ivanov: gracias. Y si, la sociedad a veces parece merecer al menos un par de retos. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que le damos a las palabras -a veces-, poco valor, por eso cualquier asunto menor puede estar rodeado de palabras fuertes que el asunto por ahí no requiere. En cuanto a la opinión o el deseo real de esas palabras que piden muerte, bueno, mejor ni hablar. Pero tu retrato de la situación y la forma de actuar/decir de ciertas personas es muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Pero, justamente, ¿por qué se usan esas palabras? ¿qué necesidad hay? Gracias Gu. Besos.

    ResponderEliminar
  6. A veces es necesario ser palabra sin hablar. Es tan urgente que la lengua la frenemos.
    Estoy de acuerdo contigo.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Clarice: Respetar las palabras. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar