No me gusta la palabra fin.
Es cortita y malintencionada.

En la vida el final es inevitable.
Todos los finales en la vida
son inevitables.

El amor, sin embargo,
no debería terminar.
Dicen que el amor todo lo puede.

El amor es extraño
agridulce, cambiante.

Me amabas en un silencio sofocante.

No existen los amores felices.
No para gente como nosotros.

Esta exquisita tortura,
esta penosa alegría...

Decis que no podes perdonarme...
Me asusta el día en que yo no pueda perdonarte...

4 comentarios:

  1. El amor es el respiro inicial y final de nuestras vidas, la palabra útopica para cambiar el mundo: Lástima que no sé pueda explicar y saber su significado, por lo pronto no podremos comunicarlo al mundo...

    ResponderEliminar
  2. Huber: Gracias! No sé si me gustaría poder explicar el amor... Beso. Tengo que ir de visita a tu blog!

    ResponderEliminar
  3. A mi también me duele la palabra "fin". Y tanta madurez para expresarla!
    El amor...uff.

    Un gusto conocer tu casita.

    Saludos agradecidos.

    Graciela

    ResponderEliminar
  4. El amor en dos direcciones: oír y ser oído. El amor plural. Y el miedo. Un poema llena de verdad.

    ResponderEliminar