Consejito para el fin de semana

Hace un tiempo, publiqué en otro viejo blog de blogger un artículo que fue un verdadero éxito, tuvo tres comentarios: uno de mi hija, el comentario más extraño aún hasta hoy, en el que decía que me quería y le dolía el talón, otro de mi hermana, pidiéndome disculpas por no tener tiempo para leer mi blog, y otro en portugués que no entendí pero que no sonaba muy bien que digamos.

En ese exitoso post, yo daba un solo consejo: si tu gato muerde el cable del teléfono, un cuchillo de cocina y una tijerita escolar no son para nada, pero para nada, herramientas adecuadas para repararlo. Sobre todo porque cuando el hombre de la casa llega y le pedimos que solucione el desastre, es muy difícil responder a su pregunta de en que diablos estaba uno pensando cuando hizo ese experimento que no solo empardó, sino que empeoró el accionar del travieso minino.

Así que hoy, rememorando mi primer post de lectura multitudinaria, vengo con un nuevo consejo nacido de la experiencia:

Por nada del mundo, se compren guantes de lana amarillos. No combinan con casi nada y por alguna razón que no entiendo, se ensucian aún más que los guantes color hueso que supe tener hace un par de años.

Y para sentir un poco menos de verguenza por este lamentable post, les dejo una de mis canciones favoritas.


"show must go on" Queen

2 comentarios:

  1. Mis manitas rechazan los guantes. No sé la razòn.
    La canción suena bien.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Mis manos sin guantes se congelan, Clarice! Es una linda canción. Besos y gracias.

    ResponderEliminar