Piel

La piel, demasiado pálida, no lamentará que no la extrañen. No tiene esa habilidad. Hay un corazón que la anima cuando late fuerte, y manos que la encienden cuando hace falta. Pero no entiende de corazones que no la extrañan, y aprendió a ignorarlos, como ignora todo lo que no la acaricia.

6 comentarios:

  1. Piel que solo sufre o quiere con el contacto.
    Muy bueno!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
  2. La piel es sabia, como bien dice Magah, y tu la entiendes cuando interpretas la infinita variedad de sensaciones que se encierran en el sentido del tacto.

    La piel sabe, y en su sabiduría aún busca el supremo goce del contacto del ideal descnocido.

    Disfruté leyéndote!!! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy lírico y conmovedor, el sentirse amado es una cuestión de no dejar que lo hagan quien no nos quiere de verdad.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Creo que en el AMOR el con-tacto es una de las principales artes. Tu prosa es prosa poética.
    Cariños Irene
    http://irene-elrevésdelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar