Pétalos



Desviste ahora cada pétalo de la flor.
No la flor en sí, 
sino sus pétalos.
Encontrar la esencia interna,
el cuerpo etéreo del pétalo.
No de la flor,
que es demasiado grande
y por lo tanto,
inalcanzable.
Dedicarse al gigante pétalo pequeño,
al complejo pétalo simple,
desvestirlo, abrazarlo,
percibirlo y soltarlo.