Lo intangible



Confío en mi pulso para guardar lo intangible. 
A lo intangible no le importa que roben una diminuta parte de todo lo que abarca.
No guardo una imagen: guardo el disparador de un recuerdo. El momento se encoge de hombros y sonríe casi con pena de mi deseo de atarlo a mi muñeca. 
El momento se deja acariciar y después se va, como todo lo que importa. 

2 comentarios:

  1. que lindo
    es simple tierno e inesperado =)

    ResponderEliminar
  2. Terrible no pode tocar lo intangible, y da más ganas.

    Saludos.

    ResponderEliminar