Murmullos



Han crecido los murmullos.
Se sueltan de mis manos,
quieren cruzar solos
las calles y avenidas.
No debo temer por ellos.
Son murmullos grandes,
y parecen sabios y pensativos.
Saben esconderse de la lluvia,
o elegir la mejor sombra,
del mejor árbol, y escapar
si algo los amenaza.
Los murmullos aprendieron a gritar.
Ya no son míos.

4 comentarios:

  1. Se puede regar murmullos hasta verlos crecer y hacer su propia vida. Así, aunque lejos de uno, seguirán perteneciéndonos.

    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  2. Mi voz, como murmullo de otro lar, te desea un año maravilloso, distinto, novedoso. Abrazos.

    ResponderEliminar