Camino sin ojos



El camino existe y no tiene ojos.
Sabe, el camino, que no ve y entonces, nos mira.
y adivina nuestros pies, nuestra prisa.
Percibe todo lo que ve sin ojos.
Todo lo que no necesita luz para saberse iluminado.
Sabe, el camino, que está luchando en silencio
como luchan las lunas oscuras,
como luchan los rincones en penumbras.
Sabe el camino que necesita estar consciente
del lugar en el que descansa
para sin ojos, no perderse.

2 comentarios:

  1. Hasta los caminos podrían perderse cualquier día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué la ceguera me sienta a silenciosa cuando en verdad debe ser un tormento de sonidos que se pasean quién sabe a qué distancia de nuestros ojos ciegos? ¿Será que la riqueza de tener vista confunde escacez con pobreza de sentidos?

    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar