Aves


Quiero darle alas a las lágrimas.
Serían hermosas aves de cristal,
o de hielo.
Volarían en el frío de la noche,
bajo la luz de la luna.
Como debe ser:
las lágrimas evitan el sol.
Aves solitarias, a oscuras
deshaciéndose cuando amanece.

7 comentarios:

  1. Hola Marcela, has escrito unas letras muy bonitas, mojadas de tristezas y nostalgias...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustaría porque se alejarían de ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bien! Me gusta el mensaje de este poema, la tristeza durando lo que lágrimas al sol y cuanto más alas tengan, más rápido llegarán a él. La identificación de la noche como el momento álgido de la tristeza es una excelente perlita aquí.
    Muy buena, Marce, muy buena.

    Abrazo
    Jeve y Ruma

    ResponderEliminar
  4. Me encantaría ver volando de noches esas aves de cristal. Me emociona imaginarme esa belleza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Evitan el sol porque temen evaporarse… la naturaleza de las lágrimas las obliga a ser derramadas, no evitadas.
    Hermosos versos,
    D.

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón, las lágrimas como alas.
    Cuando llore, pensaré que volarán.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar