El pavo real

Otros pavos, alardeaban con más habilidad de sus bellas plumas, seduciendo al mundo entero, pero él no podía. Las sacudía torpemente, extrañando el tiempo en el que no estaban allí, cuando podía disimularse en la inmensidad del bosque.

Pero ahora llega ese tiempo en el que solo queda esperar el otoño, cuando las plumas caen, y se riegan en la tierra húmeda, para que los hombres las recojan deslumbrados por el brillo y la belleza y él fuera libre de ser solo un ave humilde y hermosa, una más, en el bosque.


13 comentarios:

  1. "...ten el tesòn, del clavo enmohecido,/que, viejo y ruin, vuelve a ser clavo./Y no la cobarde intrepidez del pavo,/que amaina su plumaje, al primer ruido,,,"

    Ne recordò eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. y además escarbando el suelo, parece un tapiz andante

    ResponderEliminar
  3. Un pavo disconforme de su naturaleza, me hizo acordar a los humanos. Muy bueno, Marce.

    Jeve

    Jeve y Ruma

    ResponderEliminar
  4. Pobre pavo.
    Atrapado en un cuerpo que no es el suyo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Linda Marcela:
    Me he sentido ese pavo que tú describes tan bien y con solo las necesarias palabras. Es que -y a muchos suele también sucederles- aunque no me incomodaban demasiado las alas de colores no eran sino apariencias pero que la madurez va dejando en el camino para llegar a poseer lo más auténtico y valioso de uno. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Nunca entendí la pasión por descollar. Esta ave humilde y hermosa me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  7. Quién les pintará las plumas a los pavos reales!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el fondo de esto que escribiste!!, no sé porque no se me actualizan tus entradas, voy a tener que ver. Un abrazo y los mejores deseos para este año , que sigan llegando tantas palabras bellas a ti. un beso

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno el relato.
    Que los reyes te dejen muchas cosas.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hermoso.
    Que nuestras alas brillen sin necesidad de mostrarlas con presunción.
    Abrazos preciosa mía.

    ResponderEliminar
  11. Bellas historia con sabor a buen clásico.

    ResponderEliminar
  12. Renegar de una belleza que no consideramos tal, es algo que -como buen pavo- no desconozco.

    ResponderEliminar