El ángel

No creí que tuviera que usar palabras para explicar lo que solo para mí es entendible, no porque sea demasiado complicado, sino porque solo yo veo mi mundo a través de mis ojos, y los otros ven nada más que el resultado de mis decisiones, no cada piedra del camino, no cada lluvia que me ha mojado. No ven nada de lo que ha delineado sobre mí los rasgos que hoy tengo.

No desprecio tu regalo, padre, al contrario. Lo rechazo porque amo demasiado mi propia mirada, y mi propia forma de ser.

No hay más explicación, padre, que la obvia: corté mis alas porque pesaban mucho, y no me permitían volar como a mí me gusta.

11 comentarios:

  1. "corté mis alas porque pesaban mucho" Una gran conciencia.

    ResponderEliminar
  2. Hasta los ángeles merecen ser libres.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. todos los angelitos al final se escapan del paraiso...

    ResponderEliminar
  4. No volar también es un libre decisión.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Que buen texto.

    Honestidad angelical.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Para volar no hay nada como dejar las alas en tierra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Perdone mi atrevimiento al utilizar la hoja de comentarios para pedirle un favor. Una amiga mía ha empezado un blog, donde escritores nobeles pueden empezar a darse a conocer. Y creemos que si usted nos la colgara en su página daríamos a las personas más oportunidades para conocerle: http://esperandoagala.blogspot.com/ . El otro blog es de cuentos infantiles que en cada uno de ellos escribe los valores humanos que se están perdiendo hoy en la sociedad, y me imagino que en su blog entren muchos padres a los que les puedan interesar: http://habiaunavezuncuento.blogspot.com/
    esperando que le guste estos blog y que pueda ponerlo en el suyo para poder darlo a conocer, agradeciéndoselo de antemano.
    Cariños sinceros desde gran canaria.

    ResponderEliminar
  8. Precioso texto y maravillosa decisión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué lección para los padres. Cuánto nos falta por aprender. Y por ser libres.

    ResponderEliminar
  10. Tu texto me desconcierta. Si por un lado los demás no ven más que los resultados (los hechos), por otro me resulta imposible huir de ellos sin mis propias alas (¿recuerdas la niña del circo de Hard Times?). Tal vez la suerte te permite tener más alas que las tuyas propias, y tu logro personal sea despreciar las ajenas. Entonces, estás llena de libertad, la tuya y la de los otros. Tienes muchos "yos", pero sólo uno te sirve. Agradece a la vida la oportunidad de ser distintas personas, puesto que distintas son las alas que tuviste a tu disposición. No todos los padres son opresivos. Ni todos los hijos dejan de serlo por buscar sus propias rutas.

    ResponderEliminar
  11. Hola, María. Bienvenida al blog. Gracias por tu interesante comentario. Estoy de acuerdo. Por eso yo hablo de un "ángel" en particular, uno, no todos. Él no quería sus alas, y se atrevió a respetarse a sí mismo lo suficiente como para rechazar ese regalo. Otros serán felices con sus alas, y ni una ni la otra decisión (quedarse con ellas o rechazarlas) es errónea. El padre que regala las alas no es un padre opresivo, y mucho menos un hijo por buscar nuevas rutas, al contrario. El ángel tuvo que tener las alas para saber que prefería andar sin ellas. Volar no es la única forma de moverse. ¿Por qué sería un error desear usar los pies?
    Nuevamente gracias por comentar.
    Saludos.

    ResponderEliminar