Rosas y semillas


En el mundo hay rosas y semillas.
Las rosas saben que son rosas y habitan su mundo de pétalos sin preguntas.
Las semillas sospechan que deben transformarse en pan. Pero no saben cómo, ni por qué, ni si lo desean realmente.

9 comentarios:

  1. Muy bueno. Sonrisas y besos. ¿Querrían las semillas concretarse en pan? Interesante lo que planteas.

    Un abrazo, Marcela.

    ResponderEliminar
  2. Muchas rosas no veo.
    Espinas si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. por eso tienen más valor...las semillas

    ResponderEliminar
  4. Es más fácil siempre ser rosa, las exigencias son menos, o más, quién sabe, la belleza también exige.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusto….Quien sabe que sea lo que a nosotros nos exija... el problema es si nos cuestionaremos el Por Qué

    ResponderEliminar
  6. Bueno pero mientras están en esa duda eterna aprovechemos y hagamoslos harina!!!!!!!!!!!!!!!

    Las semillas de soja, ¿pensarán igual que los "garcasojeros"?

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Prefiero ser semilla, aunque muera siendo nada!

    ResponderEliminar
  8. Nada sucede porque sí, que sea lo que tenga que ser.
    Buena reflexión, interesante, profunda.

    Bso MArcela-

    ResponderEliminar
  9. Me hiciste pensar. Se lee sencillo pero no.


    Mi cariño.

    ResponderEliminar