Jaulas


A veces deseamos ser invisibles,
Ser de niebla.

Una sustancia etérea,
tenue, un perfume.
La humedad en la piel,
pero no la piel,
solo el calor transformado
en vapor translúcido.

Pero negar el cuerpo es ansiar
una vida sin sentir una caricia,
sin sentir la fuerza del abrazo,
el pinchazo profundo
del golpe de estar vivos.

Y no me atrevo a rechazar
el querer y complacer,
el acariciar la sombra
de la cicatriz, de la herida.

Somos inevitablemente la jaula y el ave.

13 comentarios:

  1. precioso...
    y el remate
    produjo que me quitara la escafandra y le realice una reverencia

    un beso

    ResponderEliminar
  2. wow!!! mis aplausos!!! Ud habitualmente escribe lindo, pero en esta ocasión me ha dejado con la boca abierta...
    Etereo y a la vez ¿con peso?, interesante profundo, una joyita...
    Beso grande!

    ResponderEliminar
  3. El poema es muy bueno.
    En mi caso la niebla es cada vez más anhelada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente el cierre de la poesía! Y, sí, a veces -tantas- deseamos ser invisibles, pero nos perderíamos de la caricia, y eso es imperdonable :)

    Saludos.
    Jeve.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta su inicio y como terminas.
    Así me siento, al menos hoy.

    Cariños inmensos.

    ResponderEliminar
  6. Claro, no se puede negar el cuerpo, somos el cuerpo, pero también sentimos que somos otro cosa que está dentro del cuerpo. Es raro, ¿será porque nos enseñaron así?

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que verdad más certera; "Somos inevitablemente la jaula y el ave". En ocasiones no debemos de profundizar, es mejor dejarse en pos del viento y éste nos lleve a campos de amapolas.
    Un abraciño

    ResponderEliminar
  8. Parece que todos nos hemos quedado embobados con tu metáfora final. "Somos inevitablemente la jaula y el ave"
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Totalmente cierto Marcela, que belleza de relato, yo me siento casi siempre así.... así merito como dices. Me ha encantado este bog, y sus fotografías... que padres! Ese bando... ese que anda por ahí, me recuerda justo al tango Gallo Ciego.... un hermoso tango... o bien.... al tango Uno...

    Muy bello blog, ahora mismo, te seguiré.

    Un beso desde México.

    ResponderEliminar
  10. Cada vez tengo mas ganas de ser invisible.

    Muy lindo

    Beso

    ResponderEliminar
  11. Creo que se trata de saber respetar nuestros propios silencios y los ajenos, en ocasiones son tan necesarios.
    Muy lindo, muy tierno...

    Un beso Marcela, que tengas un lindo fin de semana.;-)

    ResponderEliminar
  12. Marcela: Nos pasamos siglos escuchando que lo sustantivo del ser humano es su alma, su espíritu, el grandioso desarrollo de nuestro cerebro y que los sentimientos, emociones, sentires eran ese gran material subjetivo de la imperfección humana que nos causaba crisis y desastres. Somos una unidad hermosa con la cual debemos buscar ser felices y hacer felices a otros y otras. Una unidad hermosa como tu poema.

    ResponderEliminar