El fin de un romance



En los más apasionados momentos de su romance, ellos habían jurado que el mundo se desmoronaría antes de que dejaran de amarse. Tal era su amor, tal su pasión: realmente creían que el sol y las estrellas se apagarían, la luna caería sobre la tierra, el mundo dejaría de girar pero su amor, no se desvanecería.

Hasta que un día, simplemente, el amor no continuó ardiendo y ellos se separaron. No importaba quien tomó la decisión, ni las causas por las que esa decisión debió tomarse: ese romance, como tantos antes, como tantos después, fue eterno dentro de la ajustada realidad del universo de los romances, en donde lo eterno puede durar días y lo infinito terminar con un mensaje de texto.

Y quizás, ellos habían olvidado sus juramentos y convicciones, porque al mirar a través de la ventana, no se sorprendieron de que el mundo aún estuviera allí, indiferente al final de un amor, y a pesar de tantas promesas.

15 comentarios:

  1. Qué contraste! Y así son las eras de indiferentes frente a nuestros deseos...

    Beso.

    T.

    ResponderEliminar
  2. Pucha Marce, me agarraste con la guardia baja, supongo, que angustia...
    Maravilloso relato!!!

    Cariños!!

    ResponderEliminar
  3. Seguramente en cuestiones del sentir, lo eterno e infinito no tienen nada que explicarle al tiempo.

    besos

    ResponderEliminar
  4. Cuando se va el amor se lo lleva todo.
    Hasta los juramentos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Un día el amor pasa y nacen las preguntas fuera de la garganta, salimos a la ciudad y hasta las cosas nos preguntan que nos pasa. Pasa que el amor se gana, se juega, se destruye. Pero aún así siempre hay algo que esperar que nos dará felicidad, siempre.

    Te dejo un beso grande Marcela, y que lindo que estás escribiendo.

    ResponderEliminar
  6. para mí el amor es eterno hasta que comienza el día o me despierto. y allí veremos veremos,
    pero mientras dura qué libertad!!!!

    un beso marcela

    ResponderEliminar
  7. Entonces es que hay otras eternidades distintas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. uf! qué triste. Se me puso la piel de gallina jeje, lindo texto!! abrazos fuertes

    ResponderEliminar
  9. Cuando se apaga el amor, algo bello se pierde,
    reflexivo y buen texto, un placer leerte.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. No hay nada como encorsetar el sentimiento para que languidezca asfixiado por una desconcertante tutela.

    El amor es una constante en nuestra vida. Como la energía -el amor es energía-, no se crea ni se destruye, tan solo se transforma. Y es cuando se le deja vagar sincero cuando se afrece noble y perdurable: no olvida, no se aleja, no se diluye...

    Muy interesante reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Seguramente una parte del mundo (el sol, la luna llena, las estrellas...) habrá muerto para alguno (o tal vez ambos) de ellos.
    Triste en principio que así sea...

    ResponderEliminar
  12. Se acabaron las sorpresas. Es tan duro.

    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  13. gran verdad anábasis, saludos y perdon por venir tarde a leer este post, el amor es infinito mientrasse tiene, luego........... tiempo perdido, muy bonito de verdad me sigue encantando como escribes wapa

    http://tribu-x.sytees.net ahora me puedes encontrar aqui, tuve un desacierto con un hacker...........

    ResponderEliminar