Nocturno


Aún es de noche. No quiero mirar la hora. Aún es de noche. Puedo oírla, afuera, asomándose entre las rendijas de mi persiana.

Porque la noche puede oírse. Hay un silencio nocturno, que se escucha. No existe el silencio, vuelvo a pensar (no quiero mirar la hora, aún tiene que ser de noche). Hay sonidos tenues que se disfrazan y nos convencen de que eso es el silencio.

El universo conspira para decidir que amanezca. Es tenaz. Siempre gana. Enciende luces, sacude los nidos, arma el rompecabezas del día con una rapidez sorprendente. De repente, el cielo cambió de color, como si la noche hubiera sido solo un sueño. La noche es más lenta en llegar, más discreta. El día irrumpe en el mundo. Por eso prefiero la suavidad del atardecer en vez de la explosión del amanecer.

En este lugar, de esta isla pequeña, intento aferrar los despojos del naufragio que ya es la noche.

9 comentarios:

  1. La noche tiene enigma y complicidad,tal vez por eso a veces parece que todo es sueño.¿No existe el silencio?

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Yo también.
    El atardecer como aperitivo de la noche.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. una bellísima descripción de los restos del naufragio en las playas diurnas...

    un beso

    ResponderEliminar
  4. La noche es discreta, y fugaz... los sonámbulos no nos quedamos conformes con la breve duración de los sonidos silenciosos...

    ResponderEliminar
  5. Llegamos a la vida con la rudeza del primer haz del sol en nuestra retinas y nos vamos, lentamente, como un naufragio que también es llegar algún lado, pero de la peor manera.

    Beso Marce.

    Tavo.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho mucho el equilibrio sensorial y descriptivo de este ensayo. Me llevo la bella sensación de haber paladeado uno de tus mejores textos, con toques delicados de imagen y sonido más el sabor residual de la reflexión.

    Aplaudo de pie,
    D.

    ResponderEliminar
  7. Con el alba, la oscuridad que parecía no terminar nunca, se fragmenta en mil cristales de luz. Lo malo es que regresa cada día...
    Muy sugerente tu entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado especialmente lo de "los despojos del naufragio que ya es la noche". Sin embargo el día te da la posibilidad de de llegar a una nueva playa y construir con ellos aunque no sea más que una balsa para seguir navegando.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. En el silencio de la noche somos nosotros mismos, con nuestros miedos y deseos más ocultos. Luego siempre hay un nuevo día, y eso si que es bueno.

    Un beso Marcela.

    ResponderEliminar