Más sobre el tiempo...



Por más que suene a frase de ancianos, debo decirla igual: tiempo, era el de antes. Antes duraba más, no se magullaba tanto, no se arruinaba por cualquier cosa, como todas las cosas nuevas fabricadas para romperse enseguida.
El tiempo, ahora, sencillamente, desaparece.
Sin ir más lejos, descubrí que "algo", probablemente uno de los monstruos de los que alguna vez he hablado, se come las horas del reloj de mi cocina, que es el único que funciona correctamente en mi casa.
Son las tres de la tarde, decido hacer algo, hago otra cosa que tenía pendiente, no tardo más de cinco minutos, vuelvo a mirar la hora, y son las cinco de la tarde... Me distraigo, siguiendo extrañas pisadas hacia el reloj, y alcanzo a ver la sombra brillante del monstruo que mastica las (para él) sabrosas horas. Justo las que yo necesitaba.
Ahora ya llego tarde a donde debía ir.
Mejor no hago nada.

15 comentarios:

  1. Concuerdo completamente con vos. Tiempo era el de antes.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. aunque tengo algunas teorías sobre los monstruos domésticos...sólo son eso teorías, vos has visto uno

    un enorme placer leerte
    pasaré con más tiempo así me pongo al día

    un gran beso

    ResponderEliminar
  3. Che pero ese monstruo tiene un hermano que al revés tiene el don de convertir los minutos en horas, las hace de goma laaaaaaaaaaaaaaaaargas, sobre todo en el trabajo.

    Te mando un beso hermosa

    ResponderEliminar
  4. Interesante la reflexión, en parte estamos de acuerdo y en parte no… pero no tengo tiempo ahora de aclararlo…
    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  5. El de ahora lo fabrican en un aldea de China y no emplean los mejores materiales.
    Eso si, es muy barato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Excelente mirada sobre el tiempo... paradojico q dia a dia tengamos mas herramientas para hacer lo mismo de antes pero mas rapido y tardemos mas!
    Beso grande

    ResponderEliminar
  7. Estoy seguro que ese mismo monstruo viene también por aquí, pero yo no he podido ver ni la sombra. Un abrazo de tiempo lento.

    ResponderEliminar
  8. En mi casa debe de haber otro monstruo que me roba -que se come- las horas también. ¿Habrá manera de deshacerse de él?

    ResponderEliminar
  9. Vaya con el tiempo, se va no?

    Sabes mi blog que visitabas se ha esfumado, pero esta es la dirección donde puedes encontrarme

    http://notas-sobre-un-sol-de-hielo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. El miedo forma parte de nosotros.
    Pero el miedo al tiempo en todas sus formas es el mas actual, por la vorágine en la que vivimos.

    Besos. Breve e intenso texto que invita a la reflexión.:-)

    ResponderEliminar
  11. Yo había notado una presencia en mi casa cuando salía a trabajar y le hice bronca a mi mujer. Pobre, seguramente era el monstruo ese.
    Saludos desde muy lejos.

    ResponderEliminar
  12. Intentamos darle sentido al tiempo y terminamos perdiendo nuestro sentido. Por eso parece que el tiempo se destruye, pero somos nosotros los que nos destruimos en él. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  13. Que buenas palabras, cierto! yo creo que también tengo unos monstruos por aquí, porque a mi tampoco me alcanza el tiempo,

    ResponderEliminar
  14. Excelentes palabras. Me gusta lo que has escrito.

    ResponderEliminar
  15. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar