El mismo poema


A veces siento que una y otra vez
escribo el mismo poema.

¿Y si siempre decimos lo mismo con distintas palabras?
Como si hubiéramos nacido para decir una sola cosa...

Seguimos describiendo el camino de la misma manera,
pasamos por las mismas esquinas,
admiramos las mismas piedras.

Yo escucho las mismas voces,
y corto las mismas flores.

Regreso siempre al mismo punto...
Solo recuerdo los mismos momentos...
y no me quejo.

16 comentarios:

  1. Algún autor, del que jamás me acordaré el nombre, decía que siempre escribimos sobre el mismo tema, como si fueran variaciones en una sinfonía.
    Al fin y al cabo, las notas musicales son siete, la cosa es cómo uno las combina.
    Selente el puema.

    ResponderEliminar
  2. Yo también siento lo mismo. Esas "variaciones" muestran una mirada distinta (diferentes luces, diferentes sombras)sobre las mismas cosas.
    Un beso. Que tengas muy feliz finde! :)

    ResponderEliminar
  3. Dormi: La verdad es que los temas se repiten. ¿De cuántas cosas podemos hablar en realidad? Pero además yo siento que a veces parecemos ser empujados hacia un solo tema, una y otra vez y empezamos a "hablar" de algo (otra cosa), y terminamos regresando al mismo punto de nuevo. Gracias. Un beso.

    Julia: ¿No es cierto? Lo de las miradas distintas es importante también. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marcela.
    A mi me pasaba cuando escribía poemas con más frecuencia, pensaba que era una sensación mía y tenía miedo de ser repetitiva.
    Creo que lo ideal es no encasillarse en un solo estilo, pero bueno, cada quien tiene su esencia en cuanto a convicciones; moral, amor y demás cuestiones. Un sello propio, por llamarlo de algún modo.
    Me gusta cuando hablás de cortar las mismas flores, escuchar las mismas voces. Un toque muy visual y poético.

    Te dejo un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Para no repetirse, hay que estar abierto al fluir de la vida. "Cambia, todo cambia...". No creo que las notas sean solo siete; son tantas como miradas hay.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Devenir, que lo llaman. Creo que tenés mucha razón en lo que decís.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  7. Es el eterno retorno, quien se aleja de su casa ya ha vuelto, quizás en las variaciones esté el secreto.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con vos. Pero esa es la mitad de la historia, porque los lectores ponen la otra mitad. Y siempre es distinta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Siempre hay algo recurrente en nuestro corazón, lo importante es poder decirlo, no importa cuantas veces, ni de cuantas formas, un beso paty

    ResponderEliminar
  10. Nunca se escribe el mismo poema, aunque el tema sea el mismo. No hay dos puestas de sol iguales, aunque sean igual de bellas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Es que no vivimos más que una vida, a veces chiquita y así y todo con el potencial de llenarnos… a menos que no aprendamos a caminar el mismo camino, cortar la misma flor y escribir el mismo poema con toda el alma.
    Es un gesto de grandeza y muy bonita tu confesión.
    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  12. Ahora pienso, después de leer sus interesantes comentarios, que quizás desde esa única cosa que creemos tener que decir, (o que decimos a nuestro pesar), podemos describir todo lo demás que nos rodea.
    Gracias a todos.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  13. en algún sentido tiene razón Cayetano. Podés escribir el mismo poema, las mismísimas palabras, pero suena diferente cada vez, el significado se disemina por sos la misma pero sos otra

    ResponderEliminar
  14. El poema es el mismo (nosotros), lo que ocurre es que nos disfazamos, y algún día incluso nos da el sol.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Últimamente también pienso en que me repito, pero es algo que quizá me agrade. Me encantó el poema. Y obvio, Chagal también.
    Besos.

    ResponderEliminar