Momentos


Es una plaza con viejas hamacas rotas. El arco de caños en donde cuelgan, con apariencia de abandonadas, es de color verde sucio, con zonas descascaradas en donde se ve el óxido carcomiéndolo. Las cadenas, gruesas y también oxidadas, sirven de juego a chicos que las escalan gritando.

Algunas mujeres acortan distancia entre sus hogares y el supermercado, cruzando los senderos grises, o directamente, los caminos de tierra formados por la insistencia de los pasos que se negaron a usar las veredas. Dos mujeres caminan juntas. Hablan fuerte y se ríen. Una dice: "Por suerte ayer discutí con mi marido, así que hoy me hago la ofendida y no cocino".

Una sola pareja se besa en un banco. Eso es extraño, casi todos los bancos suelen estar ocupados por parejas encerradas en sus mundos. Hoy no. Una chica corre, acompañada por su perrito. Otra pasea empujando el cochecito de su bebé.

Es la hora en que las horas ya pesan en los hombros. No necesariamente es cansancio. Es otra sensación. Creo que tiene más que ver con el agobio de no poder escapar a seguir cumpliendo el ciclo.

El día se toma el tiempo necesario para irse. Incluso lo piensa dos veces. Por momentos parece cambiar de idea y los rayos del sol recobran la fuerza de las horas previas, pero es solo un instante, una resistencia inútil, porque entonces se siente la brisa del atardecer y las madres corren a los niños que escapan, sospechando que el horario de juegos termina. Y se escucha: "Cinco minutos y vamos a casa". Los juegos se aceleran, empujados por el cielo que se oscurece y los niños fingen no oír, ni a las madres, ni al día que se despide, finalmente, con la sencilla suavidad que agradezco siempre.

25 comentarios:

  1. estos relatos son como una serie de "aguafueretes" de bancos de plaza

    muy bellos

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Que linda forma que tenés de relatar imágenes, sos admirable es tan nítido todo, los hacés tan vívido que uno se transporta.

    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosa descripción, me parece estar ahí, viendo y oyendo esos personajes.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Qué bien has descripto ese atardecer... me pareció estar ahí.
    Besosss.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho esto, la manera en que vas tejiendo imágenes diversas en una sola escena, la simultaneidad de situaciones que coinciden. Estoy apenas llegando y me quedaré.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un relato llevadero y fresco. Me dejó un lindo sabor.

    Un abarzo

    MAGAH

    ResponderEliminar
  7. Yo jugué en esa plaza, en esas hamacas. Jugué en el tobogán con la campera cerrada hasta bien arriba, perdí autitos y manzanitas acarameladas en el arenero. Me besé con mi novia y también fingió estar ofendida para no preparar cena. Le di de comer a las palomas en el banco despintado de listones vencidos, charlé por horas con mis amigos de siempre hasta que se fueron yendo de a uno.
    Jugué hoy en esa plaza, gracias por traérmela.
    D.

    ResponderEliminar
  8. Las plazas son vitales. Cuando cambiaron de ser un lugar de juego y de encuentros amorosos para pasar a ser peligrosas al caer el sol, me di cuenta que nuestros barrios estaban cambiando.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me encantan las plazas, y eso es extraño, porque generalmente no me gustan los lugares con mucha gente. Pero las plazas son distintas. Son lugares a donde todos podemos ir, donde los chicos juegan, los grandes pasean, en donde todavía hay verde, en donde los juegos se comparten... Como dice Daniel, muchos recuerdos están relacionados con plazas. Son lugares lindos. Lástima lo mal cuidadas que están muchas y, como dice Marcelo, que a veces se tornan peligrosas.
    Ariel, Lux, Mariela, Julia, Jorge, Magah, Daniel, Marcelo: muchas gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Salud por los ocasos que se encuentran con esas palabras...


    besos!

    ResponderEliminar
  11. Me siento identificado con eso de "cinco minutos y nos vamos". Los minutos se van alargando, pues la conciencia del tiempo de mis hijos es aún demasido diferente de la mía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Que bueno, lo de sentarse en un lugar y ver como pasa el mundo delante nuestro.
    como pasan las imagenes.
    como pasan las historias.
    como pasan personas q nunca ,mas veremos.
    como pasa el tiempo...

    1 abrazo

    te sigo

    ResponderEliminar
  13. Hermoso momento de "replegar" describís en esta plaza...
    Y la foto me resultó sencillamente hermosa; tuve que mirar detenidamente porque supuse que era una pintura abstracta (excelente por cierto!)
    Muy bueno!
    Beso

    ResponderEliminar
  14. Hermoso relato que hace ver imágenes y escuchar sonidos.
    Y ese sabor inconfundible de la nostálgia que nos dejan algunos lugares por los que pasamos en algún momento.

    Besito grande Marcela.:-)

    ResponderEliminar
  15. Ahora que la vuelvo a leer, me volvieron a la memoria los relatos cortos y certeros, llenos de sensaciones e imágenes poderosas.
    De alguna forma mientras leía el texto, pensé en la película Historias Mínimas.
    Hay algo de eso en el enorme minimalismo (si me permite el oxímoron) de una plaza que comienza a vaciarse.

    ResponderEliminar
  16. Pablo: Salud! Y besos.

    Daniel: Es verdad! Los tiempos de los chicos son distintos. Cinco minutos para ellos son nada y nosotros a veces creemos no tenerlos.
    A mi hija he tenido que sobornarla para salir de una plaza!

    El viejo Agustín: Son momentos invalorables. Muchas gracias y bienvenido.

    Vane: Gracias. Es una hermosa foto que encontré por ahí. Lamentablemente no conozco al autor, sino sería lindo poder nombrarlo.

    Adrianina: Da nostalgia recordar algunas plazas. Lo bueno es que siempre puede haber alguna cerca.

    Dormidano: ¡Que linda sorpresa! ¡Estoy viendo avalanchas de blogs mudándose! Bienvenidos y mucha suerte. Después paso a visitarlos.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. El día se lo piensa dos veces: como si le diera pena dejarnos solos, ¿verdad? Buena ambientación literaria para una buena foto.

    ResponderEliminar
  18. Hola!!


    La redacción del diario online El Librepensador (www.ellibrepensador.com), dada la calidad, profundidad e interés que presentan los artículos de tu blog, te propone ser columnista. Te comento:

    1.- El ánimo de lucro no es lo que nos mueve, ver Principios y Valores, Misión y Visión, sino la libertad de prensa, de opinión, y difundir los contenidos vetados en otros medios, que solo atienden a las notas de prensa u opiniones de los grandes, del poder, del dinero... Pero es cierto que para poder avanzar, y crecer, es necesario tener mentalidad empresarial, y por ello se constituye una empresa cuyos medios de financiación principal no son El Librepensador...

    2.- Los colaboradores, son más de doscientos, aunque en el listado solo aparecen los que llevan un mínimo de colaboraciones acreditadas con nosotros.

    3.- Se es libre de escribir lo que se prefiera, de la temática que guste, con la periodicidad que crea conveniente... e incluso duplicar lo que escriba en tu blog.

    4.- En su perfil, al registrarse, aparecerá su foto, su biografía, y el enlace a su blog/web personal/profesional... Puede subirla usted mismo o facilitarnos esa información para que le registremos, y le colguemos dichos datos y foto, si lo desea.

    Nosotros solo le daremos más visibilidad si cabe, y ganaremos en contenido de calidad con sus escritos, mientras usted ganará en mayor prestigio y renombre. Un ganar-ganar ambos. Pero los derechos de autor son suyos, y solo suyos.

    5.- Al registrarse podrás optar por subir usted mismo los artículos, o por remitirlos vía mail a info@ellibrepensador.com o redaccion@ellibrepensador.com y nosotros los colgaremos. Usted decide el sistema que le resulte más cómodo.


    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  19. Guau, cuantas imágenes cotidianas tan bellamente descritas, tienes un ojo observador y fino.
    Gracias por compartirlo
    Cariños
    Evangelina

    ResponderEliminar
  20. Precioso atardecer el que nos describes, cotidiano y sencillo.
    Me ha encantado tu relato.

    Un besito preciosa y gracias por las lindas palabras que has dejado en mi blog

    ResponderEliminar
  21. Es una delicia leer tus ojos, sentir como poco a poco vas capturando cada detalle de cada día. Contagias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Francisco, librepensador, Evangelina, Carmen, Graciela: Muchas gracias a todos por compartir sus momentos conmigo. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Cuando estás con la "depre", el mejor remedio es sentarte en una plaza y mirar; solo mirar. Las mejores son las bien barriales.
    Cuando llueva y no pueda ir, no me importará. La tengo en tu blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Cuando era niño, hasta los 11 años, vivi en Monte Grande, en la provincia de Buenos Aires. Las plazas eran como las de tu descripción. Incluso había areneros, me gustaba jugar ahí, recuerdo.

    En Santiago del Estero, las plazas son distintas. Están destruidas o flamantes. Las flamantes las hizo el Intendente Julio Alegre, quien actualmente se encuentra detenido por Asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, defraudación a la comuna y incumplimiento en los deberes del funcionario público. Le descubrieron propiedades en lugares que ni siquiera sabía que existían.

    La gente se caga de hambre y los chicos con las costillas pegadas a la piel juegan en las hamacas nuevitas.

    Me fui al carajo. Perdón...

    ResponderEliminar
  25. Flor: Voy ya mismo entonces! Es lindo sentarse en las plazas a mirar, siempre. Muchas gracias.

    Silvio: Tenés permiso de irte al carajo todo lo que quieras en este blog. Más diciendo estas cosas.

    Gracias.

    ResponderEliminar