Tiempo



Todos corren, todos se apuran...
Juegan carreras para ganarle segundos al semáforo.
Se cuelan en las colas de los supermercados.
No se sientan a almorzar, creen que así comen más rápido.

La sociedad no mira con buenos ojos a quienes andan despacio. Vagos. Atorrantes. No tienen aspiraciones. No son ambiciosos. Desperdician la vida mirando pajaritos, sentados en un banco de una plaza...

Los jefes gritan horrorizados cuando creen que un empleado pierde el tiempo (¡yo no tengo tiempo! hay que decirles, ¿cómo voy a perder lo que no tengo?)

El tiempo no nos pertenece. El tiempo es subjetivo. El tiempo se nos ríe en la cara.

El tiempo es oro, dicen... ¿Y a quién podemos comprárselo? ¿Cómo lo envasan? ¿Lo atan con cintas? ¿Le ponen un moño?

10 comentarios:

  1. Ojalá supiera dónde puede comprarse el tiempo!! Seguramente lo volvería hacia atrás y lo aprovecharía mejor, o tomaría otras decisiones... o QUIZÁS VOLVERÍA A EQUIVOCARME y a "desperdiciarlo"!!!
    Tu post me hizo recordar tanto al Principito en su encuentro con el contador de estrellas!!!
    Besosss.

    ResponderEliminar
  2. Preguntamos: ¿qué edad tienes? Mal se puede tener lo que se ha gastado ya... No sé la edad que "tengo" porque los años vividos ya no los tengo.

    Un abrazo, Marcela.

    ResponderEliminar
  3. Cuando no se sabe bien a dónde ir ni para qué, se suele ir apurado...
    Es parecido a cuando ocurre algo, advierten de un gran peligro: se sale corriendo, se empuja...
    Al parecer escapamos del pasado queriendo llegar a un futuro que nunca llega, porque es como la linea del horizonte( porque no se sabe qué o a donde)...y esos momentos del darse cuenta de estar en "este " momento y saborearlo,ir a un lugar donde sentirnos a gusto,es ,para muchos, perder el tiempo...
    No sé es raro, esta barbaro lo que planteas: esa frase eterna de: perder el tiempo, no puedo perder el tiempo.
    El tiempo transcurrirá igual o nosotros por él...tal vez el tema es si lo vivimos o lo vimos pasar o estabamos tan apurados que ni siquiera eso

    besos.

    ResponderEliminar
  4. Es tan relativo el tiempo fijate que a veces cinco minutos es una eternidad y otras es nada.
    Yo oi una vez que soñamos tanto con la inmortalidad y no sabemos que cazzo hacer con un domingo a la tarde.
    O como esperamos deseperados el fine y ya el sábado nos damos cuenta que no tiene nada que ver con lo que habiamos imaginado.
    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. Me gustó la idea de comprar el tiempo, ¿a cuánto el kilo?

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tal vez el tiempo no exista y el engaño radique en la línea que une a los acontecimientos vividos que, al ser medible, arroja un número y comenzamos a cuantificar… ¿cuánto amor hay? ¿cuánta razón hemos perdido? ¿cuánta salud tengo? ¿cuán útil es medir el tiempo?
    D.

    ResponderEliminar
  7. "... esos momentos del darse cuenta de estar en "este" momento..."

    ...darne cuenta de estar en este momento con plena y simultánea percepción de mi alma y de mi ahora...
    Es ahí cuando puedo asegurar que Dios me escucha. (Éste es un secreto que no les cuento a mis amigos comunistas o psicoanalistas)

    ResponderEliminar
  8. Donde dice darne debe leerse darme.

    Donde dice comunistas debe leerse marxistas; queda mejor, che

    ResponderEliminar
  9. Somos ya cuatro (que yo sepa hasta ahora) que en lo que va de una semana hemos meditado sobre el tiempo.
    Si tenés ganas de leer otras miradas tambén, te invito a la Aldea de paso.
    Muy bueno!!
    Beso!

    ResponderEliminar
  10. Bueno Marcelita, andamos pensando en lo mismo. Hace poco decía yo en mi posdata cinéfilo, hablando de películas y de ese tiempo, que aún si tuviera muchos hijos, vería la manera para verlas.
    Creo que uno puede "dominar" el tiempo. Es cuestión de disciplina y no de querer chiflar y comer al mismo tiempo, pero es tan fácil decirlo y llevarlo a cabo es otra cosa.
    Recordemos los tiempos de nuestras abuelas o bisabuelas, no se mortificaban con el reloj. ¿Què nos pas?

    Insisto: tus textos siempre nos dejan reflexión.

    Abrazos.

    ResponderEliminar